3 beneficios de la elíptica que pueden fortalecer todo tu cuerpo

mujer en máquina elíptica en Planet Fitness
Una vez que te familiarices con la elíptica, puedes sumergirte en los ejercicios preprogramados de la máquina.

por Autumn Jones

 

¡Moverte por el gimnasio no tiene que ser abrumador! Al probar nuevos equipos uno por uno, podrás conocer a fondo cada uno de ellos y decidir cuál es el mejor para tus objetivos de ejercicio.

Recuerda, ¡probar cosas nuevas puede ser divertido! Por ejemplo, si has sido fiel a la trotadora por años, intenta revolucionar tu rutina y familiarizarte con la máquina elíptica. Te presentamos algunos de los beneficios que podrías disfrutar y algunos consejos para empezar.

Los 3 beneficios más importantes de la elíptica

1. Buena para las articulaciones

Según la Mayo Clinic, usar una máquina elíptica en lugar de una trotadora puede ser menos desgastante para las rodillas, la cadera y la espalda. Si tu plan de ejercicio requiere que tengas cuidado con tus articulaciones, la elíptica puede ayudarte a obtener ese buen ejercicio aeróbico que deseas mientras que reduces de forma efectiva el impacto en tus articulaciones (y disminuyes el riesgo de lesión).

2. Mejora la salud del corazón

No solo disfrutarás de tener los músculos de la pantorrilla y los cuádriceps más fuertes después de dedicarle tiempo a la máquina elíptica, sino que uno de los músculos más importantes de tu cuerpo también se beneficia: ¡el corazón! Gracias al fuerte ejercicio cardiovascular que obtienes en la elíptica, tu corazón puede fortalecerse y ser más eficiente al bombear sangre y oxígeno por todo el cuerpo, como explica SELF.

3. Es un ejercicio para todo el cuerpo

Los beneficios de la elíptica no se limitan solamente a lo cardiovascular. Usar esta máquina puede darte un ejercicio para todo el cuerpo. Como señala Health.com, los brazos, las piernas y el abdomen pueden beneficiarse cuando usas la elíptica. ¡Hacer trabajar cada uno de los grupos musculares del cuerpo incluso puede ser una actividad divertida! Para mantener el interés en el ejercicio intenta cambiar el movimiento de pedaleo de adelante hacia atrás y jugar con la configuración de inclinación y resistencia en la máquina.

¿Estás listo para subirte a la elíptica? Sigue estos 5 pasos

1. Enciende la elíptica

Las elípticas son increíblemente fáciles de usar. Todo lo que necesitas hacer para comenzar es subirte a la máquina y presionar el botón "Quick Start" (inicio rápido). Bastante simple, ¿no? La máquina no comenzará a moverse hasta que la pongas en movimiento. Así que una vez que estés listo, comienza a mover los pies a un ritmo cómodo.

2. Ajusta la resistencia

A medida que sepas cómo se mueve la máquina elíptica, puedes ajustar su resistencia para personalizar tu ejercicio. Puedes aumentar o reducir la resistencia utilizando los botones con la flecha hacia arriba y hacia abajo en la máquina. Mientras conoces la máquina elíptica, intenta aumentar gradualmente la resistencia.

3. Elije un asa

Es una buena idea usar el primer juego de asas de la elíptica para ayudarte a mantenerte estable a medida que te orientas. Es fácil encorvarse al agarrar este juego de soportes, así que ten en cuenta tu postura y contrae el abdomen, mantén la cabeza erguida y enfoca la vista en algo frente a ti.

El segundo juego de asas, que están más alejados a los lados de la máquina, pueden ayudarte a hacer ejercicio para todo el cuerpo. ¡Mueve tus brazos para mantener las asas moviéndose de un lado a otro!

4. Prueba un ejercicio programado

Una vez que te familiarices con la elíptica, considera sumergirte en los ejercicios que están preprogramados en la máquina. Estos programas de ejercicio cambian automáticamente la resistencia, por lo que puedes concentrar todos tus esfuerzos en obtener un excelente ejercicio en lugar de ajustar manualmente la resistencia durante la sesión.

5. Termina

Cuando hayas terminado con tu ejercicio elíptico, simplemente disminuye la velocidad y la máquina disminuirá la velocidad contigo. Una vez que te hayas detenido por completo, bájate con cuidado y date una palmadita en la espalda por el increíble esfuerzo realizado. Asegúrate de mostrar un poco de amor a la máquina elíptica (y a tus compañeros de gimnasio) limpiándola con la solución de limpieza provista en el club.

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.