3 formas fáciles de estirar los músculos isquiotibiales para principiantes

hombre estirando los músculos de la pierna antes de un ejercicio
Los estiramientos de los músculos isquiotibiales no solo pueden ayudar a la recuperación de los músculos, sino que también lo ayudan a obtener los mejores resultados de sus ejercicios.

por Catherine Santino

Usted puede pensar que el estiramiento es la parte de su ejercicio en la que básicamente puede dormir una siesta . Sin embargo, ¡esto no podría estar más alejado de la verdad! Si bien estirar puede ser una experiencia relajadora (especialmente cuando se complementa con un ejercicio duro) es un elemento crítico del estado físico y merece el tiempo necesario para hacerlo correctamente.

La importancia de estirar los músculos isquiotibiales

Estirar los músculos en la parte posterior de las piernas puede ser particularmente útil. Los estiramientos de los músculos isquiotibiales no solo pueden ayudar a la recuperación de los músculos, sino que también lo ayudan a obtener los mejores resultados de sus ejercicios.

Es muy común tener los músculos isquiotibiales tensos, especialmente entre principiantes en el gimnasio, y pueden realmente afectar la efectividad de su rutina. Si bien tener los isquiotibiales tensos puede ser incómodo, también puede causar dolor en otras áreas del cuerpo. Como señala la revista Spine-Health, el dolor de espalda es un resultado común de tener los músculos isquiotibiales tensos. Esto se debe a que la presión en los músculos isquiotibiales hace que la pelvis se incline, lo que pone presión en la parte inferior de la espalda.

Estiramiento de los músculos isquiotibiales para principiantes

Si siente dolor en la parte inferior de la espalda o tensión en la parte posterior de las piernas, intente estas 3 formas simples de estiramiento en el gimnasio. Tenga en cuenta que estirar los músculos isquiotibiales (o cualquier estiramiento) nunca debería ser doloroso; por lo tanto, si algo no se siente bien, no se exija demasiado.

1. Estiramiento contra la pared

Acuéstese sobre el piso con la cola contra una pared, eleve las piernas en un ángulo de 90 grados y los pies mirando hacia el techo. Flexione los pies y suavemente estire las rodillas. Deje que las caderas se unan al piso. Mantenga este estiramiento entre 10 y 20 segundos, o menos tiempo si comienza a sentir dolor. Siga su ritmo mientras se familiariza con el estiramiento.

2. Estiramiento sentado

Siéntese en el borde de una silla con las piernas estiradas en frente de usted. Coloque los talones sobre el piso y flexione los pies. Siéntese derecho y empuje el estómago hacia los muslos, pero resista el deseo de mover el tronco del cuerpo hacia adelante. Mantenga esta posición durante 30 segundos y repita el estiramiento tres veces.

3. Vallista modificado

Siéntese en el piso y estire una de las piernas en frente de usted. Doble la rodilla opuesta, y coloque la suela de ese pie contra la parte interior del muslo de la pierna estirada. Doble el torso sobre la pierna, y asegúrese de mantener sus caderas mirando hacia adelante y atrás de forma recta. Mantenga esta posición durante 30 segundos, luego cambie la posición de las piernas.

Estos estiramientos de los músculos isquiotibiales son algo muy fácil de incorporar en su sesión de gimnasio y puede ahorrarle mucho dolor y malestar en el futuro. Intente hacerlos antes (y después) de su próximo ejercicio , ¡y sienta la diferencia que hacen!

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.