5 consejos para ayudarte a volver a tu rutina del gimnasio

Socio de Planet Fitness ejercitándose en el gimnasio
Fijar y lograr metas pequeñas te ayuda a obtener confianza al tiempo que desarrollas fuerza para tus metas generales.

por Steven Auger

Tomar el control de tu entrenamiento al abocarte a un régimen de ejercicios es un esfuerzo honorable (y saludable). Pero volver al gimnasio, especialmente después de no haber ido por un tiempo, no tiene que ser complicado.

No hay necesidad de acelerar las cosas. De hecho, es mejor tomarse un tiempo y disfrutar el proceso. A continuación te presentamos cinco consejos para volver a desarrollar hábitos de gimnasio saludables.

1. Comienza con metas pequeñas e inteligentes

Mantener una rutina de ejercicios se hace más fácil cuando estableces qué estás tratando de lograr. Fijar y lograr una meta otorga una prueba tangible de que tu método está funcionando.

Recuerda que las metas alcanzables deben ser realistas. Haz que la meta sea algo pequeño al comienzo, algo que sepas que puedes lograr. Hacer press de banca con tu cuerpo después de una semana de haber vuelto al gimnasio no es realista.

Quizás deberías pensar en algo como caminar tres millas en la trotadora. Lograr pequeños hitos puede ayudarte a obtener confianza al tiempo que desarrollas fuerza para tus metas generales.

2. Sé el madrugador

Intenta configurar tu alarma 30 minutos antes de lo normal. Comenzar tu día solo un poco antes activará tu cuerpo y cerebro. Puedes usar el tiempo extra para salir a caminar temprano en la mañana y despejar tu mente. O bien, ¡ir al gimnasio!

Mientras más temprano sea tu sesión de gimnasio, menos gente normalmente habrá. Si bien es excelente ejercitar con un compañero de ejercicios, puedes tomarte un momento para readaptarte al entorno (y equipo) cuando no haya tanta gente en el lugar.

3. Elije una actividad extra

No es necesario estar en el gimnasio para estar activo. Tienes muchas oportunidades durante el día para introducir un poco de actividad extra en tu vida. ¡Solo tienes que buscarlas!

Quizás puedes elegir el estacionamiento más lejano a la entrada de tu oficina. O bien puedes utilizar las escaleras en vez del ascensor. Incluso puedes sacar a pasear el perro unos minutos extra.

¡Estos pequeños ajustes ejercitarán tus músculos y ayudarán a que tu cuerpo fluya! De esta manera, tu cuerpo no sufrirá un shock cuando vuelvas al gimnasio.

4. Pregúntale a un entrenador

Si tienes preguntas acerca de una rutina de ejercicios específica, o si te estás preguntando qué ejercicios deberías estar haciendo para facilitar tu vuelta al régimen, pregúntale a un entrenador. ¡Para eso están! Si necesitas ayuda para diseñar una nueva rutina o si no estás seguro de cómo usar una máquina de forma correcta, el equipo de entrenadores certificados de Planet Fitness puede ayudar.

5. Escucha tu cuerpo

Una vez que encuentres tu equilibrio en el gimnasio, y lo harás, es posible que te tientes a dedicarte por completo a tu entrenamiento. Si bien estar motivado es genial y tu nueva dedicación es admirable, todavía necesitas mostrarle a tu cuerpo algunos mimos.

Eso significa escuchar a tu cuerpo cuando está tratando de decirte algo. No te preocupes, tu cuerpo sabe cómo hablar. Es posible que algunos días te sientas muy cansado y decidas que un masaje relajante es una mejor opción. No importa lo que tu cuerpo esté intentando decirte, ¡sigue su consejo! Eso hará que volver al gimnasio sea mucho más fácil (y más placentero).

Ten estos consejos en mente para reducir tus posibilidades de lastimarte y permanecer comprometido con tu nuevo estilo de vida activo. Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.