5 maneras de mantener el rumbo y ejercitarse durante las vacaciones

Parte inferior de las piernas de una mujer alejándose en la playa
Aquí les enseñamos cómo disfrutar de unas vacaciones reparadoras sin perder de vista tus metas de ejercicio.

por Lindsay Tigar

Algunas veces, lo único que puede ayudarte a concentrarte en el trabajo (o el gimnasio) es saber que te estarás relajando en una hermosa playa en una pocas semanas.

Si bien disfrutar de una linda escapada es una de las recompensas supremas por completar tu lista de cosas por hacer, encontrar tiempo para ejercitarte durante las vacaciones, en ocasiones, puede ser difícil. Un bien merecido tiempo de inactividad puede ayudarte a desestresarte; pero no querrás desperdiciar el duro trabajo que realizaste en el gimnasio. Ten en cuenta estas cinco eficientes maneras de disfrutar unas vacaciones reparadoras, sin perder de vista tus metas de ejercicio.

1. Realiza un plan de juego

Antes de imprimir tu pase de abordar o de comenzar a buscar restaurantes, es importante establecer expectativas. Debes establecer pautas no solo sobre qué esperas obtener de tu escapada, sino cómo y con qué frecuencia quieres ejercitarte.

No te preocupes por mantener el mismo entusiasmo; ¡al fin de cuentas estás de vacaciones! Ya que estarás ocupado explorando una nueva ciudad o país, puedes establecer exigencias menos exigentes, como salir a correr dos de las cinco mañanas que estarás en el lugar, o ir a caminar a la playa durante el atardecer.

2. ¡Empaca tu ropa, y zapatos, para ejercicio!

Si quieres ejercitarte durante las vacaciones, debes hacer lugar en la maleta para tu ropa de gimnasio. Esto incluye ropa de ejercicio que te resulte cómodo usar, calzado que brinde soporte y, si las restricciones de peso de la aerolínea lo permite, cintas de resistencia u otro equipo que puedas llevar de viaje.

3. Elige cuidadosamente el hotel

Dependiendo de tu presupuesto, los servicios obligatorios para reservar un alojamiento en tu casa lejos de casa deben ser: desayuno gratuito, camas cómodas, buen Wi-Fi y estacionamiento gratuito. ¿Pero qué me dices de gimnasio en el lugar? ¿O clases de gimnasia?

Los hoteles, a menudo, intentan que la transición entre tu vida en casa y tu vida fuera del trabajo sea más fácil mediante el uso del ejercicio como un beneficio. Antes de apretar "reservar", consulta qué opciones de ejercicio hay disponibles en tu destino.

4. Dile "sí" a la recreación en el exterior

Si estás pasando tus vacaciones a pie, realizando excursiones en Europa, probablemente sea seguro saltarse el ejercicio nocturno. Las escapadas en la playa, por otro lado, a menudo incluyen un poco más de inactividad.

Divide tu inmersión matutina en la piscina y tu hora feliz de margaritas nocturnas y elige algunas aventuras a la vera del mar. Desde practicar kayak hasta esnórquel, desde hacer paddleboard hasta senderismo, estas no solo son maneras efectivas de ejercitarte durante las vacaciones, se trata de maneras divertidas de vivir un nuevo lugar.

5. Alista a tus compañeros de viaje

Ya sea que vayas a una casa en la playa o que explores una ciudad extranjera, cuando hablamos de disfrutar al máximo las vacaciones, la unión hace la fuerza. Lo mismo aplica para ejercitarse durante las vacaciones. Hacer de tu rutina de ejercicios un desafío de equipo puede asegurarte el éxito.

Intenta agregar una sesión de ejercicios antes de ir a la playa, o programar una en tus planes diarios. ¿Alguien quiere hacer una corta caminata hasta un lugar para hacer un picnic y disfrutar de una vista espectacular? Cualquier cosa que prefiera el grupo aventurero, pueden apoyarse mutuamente en cada paso del camino.

Y no se olviden celebrar con helado porque, eh, ¡están de vacaciones!

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.