5 recetas de agua saborizada que mantendrán tu vaso medio

tres frascos italianos con agua de diferentes sabores
5 recetas de agua saborizada que mantendrán tu vaso medio

por Catherine Santino

Sabemos que la hidratación es clave para el bienestar y cuando te ejercitas es todavía más importante. Aún así, beber agua todo el día fácilmente puede aburrirte, especialmente si estás intentando reemplazar las gaseosas u otras bebidas azucaradas a las que estabas acostumbrado.

Simplemente agregando unos pocos ingredientes frescos, puedes crear aguas saborizadas deliciosas que sean naturales. Ponte creativo con tus bebidas y haz que cada vaso sea más excepcional y delicioso que el siguiente y, al mismo tiempo, obtén la hidratación que tu cuerpo necesita.

Estás son algunas recetas de agua saborizada para (literalmente) darle más sabor a tu consumo diario de H2O:

1. Fresa y menta

Unas rebanadas de fresa y algunas hojas de menta cambiarán tu vaso de agua de aburrido a delicioso como un cóctel. Pruébalo a primera hora de la mañana; la menta te hará sentir súper refrescado y despierto.

2. Manzana, canela y vainilla

El agua saborizada no tiene que incluir solamente fruta. Prueba agregar unas ramas de canela, granos de vainilla y rebanadas de manzana verde a tu agua para lograr una bebida única con inspiración en el invierno. Podrías incluso agregar los ingredientes en agua caliente para hacer tu propio té natural; agrégale un poco de miel local o agrega una pizca de canela.

3. Fruta tropical

Pon algunas frutas tropicales congeladas (como mango, piña, durazno, guayaba o papaya) y conseguirás una experiencia ultrarrefrescante (y un bocadillo cuando te acabes el agua). ¡No hace falta hielo!

4. Pepino y moras

Si las frutas no son exactamente tu alimento favorito, prueba atenuarlas con sabores más suaves. Los pepinos le agregan un sabor sutil y fresco al agua que la hacen más bebible pero no demasiado dulce. Luego, puedes incorporar bayas para agregarle un sabor complementario y fresco.

5. Rosa, limón y fresa

Con pétalos de rosa, gajos de limón y rebanadas de fresa puedes lograr una bebida única con agua impregnada (y colorida). Sírvela en un sofisticado vaso para darle un poco más de nivel.

Para obtener los mejores y más sabrosos resultados, mezcla tus aguas impregnadas durante la noche y manténlas en la heladera. Esto permite que los sabores se mezclen y creen una bebida más fuerte. Al día siguiente, tendrás una forma deliciosa y natural de mantenerte hidratado durante todo el día.

Si te sientes realmente ambicioso, crea varios frascos de tus recetas favoritas y guárdalos en la heladera para beberlas durante la semana. De esa manera, no tendrás excusa para beber mucho líquido durante toda la semana. ¡Tu cuerpo, y tus papilas gustativas, te lo agradecerán!