6 bocadillos de invierno saludables para que entres en calor

batatas fritas al horno en un tazón con hierbas
¡Los bocadillos de invierno saludables no tienen que ser aburridos! Prueba estos manjares nutritivos y deliciosos.

por Cheryl S. Grant

Cuando el clima se torna frío, puede resultar tentador recurrir a alimentos salados y ricos ya que nos aflige la pérdida de la luz solar. Las temperaturas más bajas y la disminución de horas con luz solar pueden hacernos desear hibernar toda la temporada y comer alimentos reconfortantes. Además de eso, puede ser difícil encontrar la motivación para ir al gimnasio ¡cuando afuera hace cinco grados bajo cero!

Mientras que está perfectamente bien darte un gusto con algo dulce o sabroso con moderación, hay una variedad de bocadillos de invierno saludables y deliciosos que pueden satisfacer tu apetito y nutrir tu cuerpo. La próxima vez que tengas ganas de comer un bocadillo, prueba con una de estas seis delicias fáciles de preparar.

1. Chips de verdura

Para aquellos que quieren sentir un ligero crujido y algo de vitamina A, C y fibra; vale la pena probarlos. Para comenzar, usa una mandolina para cortar finas rebanadas de zanahorias, remolachas y nabos. Mézclalas con un poco de aceite de oliva, sal marina, pimienta negra, y de cayena si te gusta el picante. Luego, colócalas en una bandeja para horno que esté rociada con aceite en aerosol y cocínalas en el horno hasta que alcancen la crocantez deseada. Para variar un poco, considera usar un una manzana grande, como una gala o una granny smith.

2. Té Chai

La versión estadounidense del chai tiende a combinar té negro con condimentos como cardamomo, jengibre y canela. Huele delicioso y es un bocadillo de invierno casi perfecto porque el té negro está lleno de antioxidantes como las catequinas y las teaflavinas, que pueden mejorar la salud en general. Todo lo que tienes que hacer es preparar tu chai y agregar una cucharada o dos de leche (o un sustituto).

3. Crostini

Si buscas un bocadillo fácil de preparar que esté lleno de fibra, licopeno y vitamina C, ¡prueba el crostini! Simplemente tuesta rebanadas gruesas de pan de molde integral o una baguette. Pincela cada trozo con un poco de aceite de oliva y coloca por encima tomates cortados en cubos, ajo, cebollas y garbanzos picados.

4. Avena

La mayoría de los estadounidenses no consumen la cantidad de fibra necesaria. Para revertir esta tendencia, incrementa tu consumo de fibra comiendo un llenador tazón de avena. Mejor aún, puedes colocarle arriba una banana en rodajas y un poco de mantequilla de nueces para obtener una gran mezcla de fibra, carbohidratos y proteínas. Este es el bocadillo de invierno perfecto porque tiene una doble función: es delicioso, y el potasio de las bananas puede ayudar a evitar los calambres musculares.

5. Garbanzos

Los garbanzos son una excelente elección para un bocadillo tibio de invierno porque contienen fibra, vitamina A, folato y magnesio. ¡Todo los que necesitas es una lata de garbanzos! Primero, escurre los garbanzos y enjuágalos, y luego sécalos con golpes suaves usando una toalla de papel. Cúbrelos con una cucharada de aceite de oliva y sazónalos con comino, sal y pimienta. Por último, coloca los garbanzos en una placa para horno, cocínalos en un horno a 400 grados por 10 minutos, y disfruta.

6. Hummus de frijoles blancos

Con este bocadillo puedes sacar provecho de los beneficios metabólicos para la salud de la capsaicina (que se encuentra en alimentos picantes). Simplemente enjuaga y escurre una lata de frijoles cannellini (o blancos), ponlos en un recipiente y agrega una cucharadita de aceite de oliva, 1/2 diente de ajo, 1/4 de cucharadita de pimienta triturada, chile chipotle en polvo, sal marina, y un poco de pimienta negra, y mézclalos con una licuadora de mano. Sirve con chips de verduras, zanahorias o palitos de apio.