6 consejos de ejercicio de verano para estar a salvo con el calor

dos personas corriendo por la playa
El calor del verano puede atacar rápido a tus electrolitos, así que asegúrate de recargarte con agua y bocadillos.

por Autumn Jones

Con el sol del verano rogándote que salgas al aire libre y entibies tu piel, puede que sentir la inspiración de sacar tu rutina de ejercicios al aire libre. Un ejercicio de verano al aire libre puede ofrecer un divertido cambio del panorama de tu gimnasio local, pero hay algunas cuestiones que debes tener en cuenta, ¡como protegerte del clima y estar hidratado!

Antes de cambiar la trotadora por una cálida carrera de verano, prepárate para estar protegido mientras te ejercitas bajo las condiciones estacionales con estos seis simples, pero muy importantes, consejos.

1. Ponte protector solar

No hay fastidio de verano más grande que una fea quemadura solar, así que, si te ejercitas al aire libre, cúbrete con una buena cantidad de protector solar. Es buena idea elegir un protector solar que cuente con una fórmula deportiva que resista el ejercicio (y que no se salga con el sudor).

2. Recuerda beber agua

Estar hidratado es la principal prioridad al ejercitarse, pero no esperes hasta estar ejercitándote para comenzar a beber. De acuerdo con Men's Fitness, una regla de oro recomendable es "beber 8 oz. de agua 30 minutos antes de ir al gimnasio para asegurarte que tus músculos funcionen a toda máquina. Luego, bebe 10 oz. unos 30 minutos antes de terminar".

También debes tener en cuenta las condiciones bajo las que te ejercitarás. Es buena idea beber más de 8 oz. antes de ejercitarte en caso de salir al aire libre y realizar ejercicio bajo el calor, si piensas realizar una rutina más largo o si todavía no estás totalmente hidratado.

3. Hidratarse 2.0

El calor del verano puede atacar rápido a tus electrolitos, así que asegúrate de recargarte con alimentos ricos en los minerales que necesitas para mantener tu cuerpo equilibrado. Prueba un bocadillo para después de ejercitarse de bananas, aceitunas, mantequilla de nueces o vegetales de hojas verdes para incrementar tus niveles de electrolitos, como lo sugiere Prevention.

4. Elige cuidadosamente la hora

Si deseas un poco de aire fresco, mira el pronóstico del clima diario para saber la menor temperatura del día y planifica tu régimen ejercicios al aire libre de acuerdo a esta información. Esta es una manera fácil de disfrutar de un ejercicio de verano y de disminuir los riesgos que trae realizar actividades físicas en horas pico.

Hay muchos beneficios si te ejercitas temprano en la mañana y en las horas de la noche. Ademas de disfrutar de temperaturas más bajas, es posible que descubras que ejercitarte en las horas "que no son pico" te brinda la oportunidad de despejarte y ¡prepararte mentalmente para las tareas que te esperan!

5. Equípate

Ejercitarse al aire libre significa hacer algunos cambios en tu guardarropa. Vístete con materiales transpirables, livianos, que absorban la humedad o de red que te ayuden a mantener fresco tu cuerpo. Y recuerda ponerte una gorra y anteojos de sol para evitar quemarte el cuero cabelludo y protegerte los ojos.

6. No te olvides del gimnasio

Cuando te ejercites al aire libre, es importante prestar mucha más atención a las señales que envía tu cuerpo. ¿Sientes mareos, temperatura muy elevada, náuseas o falta de aire? Es una señal de que debes descansar, hidratarte y refrescarte.

Además, solo porque es verano, ¡no significa que debes olvidarte del gimnasio! Algunas veces es posible que un ambiente con control de temperatura sea exactamente lo que necesitas para escaparte del calor del verano e incluso así hacer ejercicio.

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.