6 consejos sobre etiqueta de gimnasio para cada asistente

brazo de una mujer alcanzando unas pesas en un estante de mancuernas
La buena etiqueta de gimnasio ayuda mucho.

por Autumn Jones

Cuando hablamos de ponerse en forma, no hay una fórmula única para hacer bien las cosas. Pero si hablamos de cómo actuar cuando te estás poniéndo en forma, la antigua etiqueta de gimnasio, hay algunas reglas estrictas que todas las personas que van al gimnasio deben seguir. Seguir algunos estándares de cortesía ayudará a mantener limpio y organizado el gimnasio y a crear un ambiente de respeto para ti y los demás socios. Para evitar ciertas miradas y la frustración de tus compañeros de gimnasio, sigue estas reglas de etiqueta de gimnasio durante cada ejercicio.

1. Rocía y limpia

Sudar te hace sentir bien cuando te ejercitas, pero no se debe dejar ese sudor en el equipo. ¿Quién quiere usar una máquina que todavía está mojada con la transpiración de otra persona?

La mayoría de los gimnasios, incluido Planet Fitness, cuentan con productos de limpieza, toallitas y trapos en sus instalaciones para facilitar la limpieza. Cuando hayas terminado de usar cualquier equipo que estés usando, límpialo bien para asegurarte de que esté limpio y listo para el que sigue.

2. Ten cuidado con tu reflejo

Usar el espejo para controlar tu postura mientras levantas pesas es una manera útil de evitar lesiones y aprovechar al máximo esas repeticiones. Presta atención a los demás cuando están usando el espejo; evita pasar frente a ellos o bloquear su visión cuando están flexionando y haciendo fuerza de banco. Párate detrás de ellos o espera para pasar hasta que tomen un descanso entre series.

3. Mantén las cosas en su lugar

Puede ser muy frustrante cuando tienes que interrumpir el ejercicio para buscar algo que necesitas por todos lados. Para ayudar a que el gimnasio permanezca organizado, coloca todo el equipo en el lugar correspondiente después de usarlo. De esa manera, nadie tendrá que dar vueltas por el gimnasio buscando una colchoneta, una mancuerna o una barra para dominadas porque tú la dejaste en otro lugar.

4. Mira el reloj

Cuando hay pocas máquinas o pesas, todos merecen un turno equitativo. Presta atención a cuánto tiempo usas el equipo, especialmente si los demás parecen estar esperando para usarlo también. Una cortesía simple, como no monopolizar la trotadora, ayuda mucho en la comunidad del gimnasio. Una forma fácil de asegurarte de que hay suficientes equipos para rotar es compartir tu máquina entre repeticiones si alguien parece querer usarla. No es probable que hagas dorsales durante seis minutos seguidos, así que ¿qué daño te hará compartir?

5. Respeta el espacio de los demás

El área de enfriamiento es un gran lugar para recompensar al cuerpo con una buena elongación después del ejercicio, pero sé amable con las personas que te rodean y que también buscan una buena elongación. Evita amontonarte a otros miembros de tu familia del gimnasio mientras intentan llegar a la punta del pie. Especialmente si el espacio en la colchoneta es limitado, compártelo con sabiduría, o espera tu turno.

6. Las conversaciones luego de ejercitarse son las mejores

Dejar las conversaciones para después de ejercitarse le brinda a tus compañeros de gimnasio el espacio que necesitan para enfocarse en su rutina. Si tú y tu compañero de gimnasio necesitan una buena sesión de desahogo desde el comienzo, mantengan el volumen de la voz al mínimo para no distraer al resto. Y también, ten en cuenta esta regla al hablar por teléfono en el gimnasio. Si necesitas tener una conversación telefónica larga, es mejor que salgas y finalices tu ejercicio cuando hayas terminado de hablar. 

Hacer el esfuerzo extra con la buena etiqueta de gimnasio contribuye a una respetuosa experiencia de gimnasio y a un local limpio. Sigue este simple código de conducta y tus compañeros pasarán un buen rato, al igual que tú.

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.