6 hábitos de quienes van al gimnasio que pueden inspirar tu amor por el gimnasio

socio del club ejercitándose en una máquina elíptica
De todas las buenas prácticas que sigues, es clave tener una actitud que diga "todo debe tomarse con moderación".

por Lindsay Tigar

Si deseas ver los resultados de tu trabajo duro en el gimnasio, tendrás que ejercitarte de manera regular. Sin embargo, si nunca has tenido el hábito de levantar pesas o correr en la trotadora, puede resultarte difícil encontrar la motivación para asistir al gimnasio de manera regular.

Antes de que te des por vencido, recuerda, ¡es absolutamente posible enamorarse del gimnasio! Si no lo crees, solo analiza los siguientes siete hábitos que ayudan a quienes van al gimnasio a esperar con ansias su próxima sesión de ejercicios.

1. Piensa a largo plazo

No solo se trata de ejercitarse para perder peso, se trata de tu salud y estilo de vida general, tienes que pensar a largo plazo. Si deseas mejorar tu salud y aumentar tu energía, el gimnasio es el lugar al que debes ir. Recuerda por qué vas al gimnasio y que cada visita es una inversión en tu bienestar.

2. Sal de tu zona de confort

Cuando te ejercites de manera regular, comenzarás a notar mayor coraje. Quienes van al gimnasio de manera regular conocen el valor de, ocasionalmente, salirse de su zona de confort. Puede ayudarte a tener más confianza. Sin mencionar que, probar nuevos ejercicios y equipos puede ayudar a que tu rutina se renueve y sea más emocionante.

3. Nunca te arrepientas

Cuando salgas de trabajar y solo desees irte a casa y descansar, recuerda: nunca te arrepentirás de hacer ejercicio. El gimnasio te devolverá tu motivación y energía; todo lo que tienes que hacer es ir. Salvo que estés en cama con fiebre o disfrutando de un merecido día de descanso, no te equivocarás si eliges una sesión de gimnasio.

4. Busca lo que te alivie el estrés

La producción de endorfinas es un efecto probado de los ejercicios. Si te sientes estresado o abrumado, no hay nada mejor que una sesión de ejercicios para recuperar el rumbo. Si crees que el ejercicio es una forma de liberar estrés, el gimnasio será tu lugar feliz antes de que te des cuenta.

5. Haz ejercicio incluso cuando viajes

Si tu trabajo te lleva por el mundo o por el interior del país, puede ser difícil incluir una visita al gimnasio. Pero, quienes se comprometen a tener una vida saludable, encuentran el momento para hacer ejercicio incluso cuando están de vacaciones. Imagina paseos en bicicleta o caminatas cortas hacia impresionantes vistas; ¡qué excelente forma de explorar una nueva ciudad!

6. Es cuestión de equilibrio

De todas las buenas prácticas que sigues, es clave tener una actitud de "todo debe tomarse de manera moderada". Además de hacer ejercicio, es importante asegurarte de que también estés activo y sano de otras maneras. No se trata de forzarte a ir al gimnasio todos los días, sino de escuchar a tu cuerpo y celebrar cada paso que des para lograr la meta de estar más saludable.

Adopta estos hábitos de quienes van al gimnasio e intenta canalizarlos en tu propia rutina. ¡Es probable que te enamores del gimnasio antes de que te des cuenta!

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.