7 consejos para una alimentación saludable cuando sales a comer

pareja teniendo una romántica cena afuera
En este mundo tecnológico, salir a cenar brinda una verdadera oportunidad para dejar de lado el teléfono, sentarte a la mesa frente a tu familia y amigos y ¡disfrutar de una comida!

por Lindsay Tigar

Los momentos de mucha actividad requieren medidas estratégicas, y a veces, no te tomas la molestia de ir a tu casa e improvisar una comida nutritiva. ¡No hay ningún problema! No deberías sentirte culpable por detenerte en un restaurante para cenar con amigos; te mereces darte un gusto de vez en cuando. En estos casos, simplemente puedes concentrarte en algunos consejos para comer saludablemente cuando sales a comer.

En este mundo tecnológico, salir a cenar brinda una verdadera oportunidad para dejar de lado el teléfono, sentarte a la mesa frente a tu familia y amigos y disfrutar de una comida, una buena conversación y risas.

No hay nada como una buena comida para reunir a las personas, y con algunas soluciones y cambios simples, puedes permanecer a bordo del tren de la salud y aún así disfrutar del tiempo fuera con tus mejores amigos. Desde elegir el plato más saludable hasta lidiar con porciones de gran tamaño, ten en cuenta los siguientes 7 consejos para salir a comer saludablemente.

1. Evita la panera

Ah, pan. Está calentito, fresco y delicioso. Muchos restaurantes traen automáticamente una panera (o papas fritas y salsa) a tu mesa al principio de tu comida. ¡A pesar de que es un gesto de hospitalidad, puede que te llene antes de que llegue el plato principal! En su lugar, intenta resistir a la tentación y concéntrate en dar unos tragos de agua o a tu bebida mientras esperas por tu comida. De esta manera, puedes disfrutar al máximo del plato principal.

2. Sé estratégico en tus elecciones

Si quieres disfrutar de un aperitivo antes del plato principal, no hay ningún problema. Solo trata de compensar las opciones. Por ejemplo, si tu plato principal no tiene muchos vegetales, pide uno que los incluya. O si tu aperitivo no brinda muchas proteínas, elige un plato principal que si lo haga.

Esto te permite disfrutar de una comida completa y ¡experimentar lo mejor de los dos mundos! Si buscas reducir la cantidad de comida que ingieres en una sola vez, considera pedir un aperitivo como plato fuerte, ya que suelen ser más pequeños que los platos principales (pero aún así son abundantes).

3. Divide el plato principal

Esto no es solo una manera efectiva de mantenerte saludable cuando sales a cenar, sino también ¡es provechoso para tu billetera! Si tú y tu cita están observando el mismo plato principal, considera dividirla. Todos ganan.

Si tú y tu compañero de cena le echaron el ojo a platos diferentes, simplemente puedes pedir el plato principal que desees, pero pedirle al mesero que corte la porción a la mitad y ponga el resto en una caja. De esta manera, puedes disfrutar de las sobras al día siguiente en el almuerzo y aún así hacer rendir más tu dinero.

4. Primero ve al gimnasio

¿Tienes un amigo de ejercicio al que le encanta agasajar con vinos y cenas? La fuerza está en el trabajo en equipo (y el poder en los números) cuando te unes a tu compañero de ejerciciopara una sesión de gimnasio y una comida. Si te acomodas para un buen ejercicio antes de la hora de la cena, puedes darte el gusto en tu restaurante favorito sin culpa. Además, tu metabolismo estará encendido después de hacer ejercicio, por lo tanto es natural y probable que decidas comer menos.

5. No le tengas miedo a los cambios

Cuando no eres tú el que preparas la comida, nunca sabes con certeza de cómo está preparada o de lo que se horneó dentro. Otra manera de mantenerte saludable cuando sales a cenar es ¡hacerte escuchar! Especialmente debido a que cada vez más restaurantes toman consciencia de las restricciones dietéticas y son sensibles a ellas, debes sentirte capaz de pedirle al chef que reemplace la mantequilla por aceite de oliva, o la nata espesa por agua de coco, etc.

6. Tómalo con calma

Siempre debes intentar comer lentamente, incluso si te sientes "con un hambre voraz". Si comes demasiado rápido, no tendrás oportunidad de disfrutar realmente de tu comida (o de tu compañía, si vamos al caso). Intenta masticar cada bocado completamente y tragar antes de meterte otro bocado. Esto le da tiempo a tu sistema digestivo, y a tu mente, para ponerse al día. Además, ¡no te olvides de disfrutar de la charla entre bocados!

7. Permítete darte gustos

Así que... hay un helado de chocolate que te mira fijamente en el menú. ¡Que no cunda el pánico! No debes negarte a tus postres favoritos cuando sales a cenar. Uno de los mejores consejos para salir a comer saludablemente es permitirte saborear esos tentempiés que te hacen agua la boca, y disfrutartodo con moderación.

Si quieres adoptar un enfoque saludable con un postre azucarado, tan solo pide uno y con varias cucharas para que todos puedan compartir la deliciosa experiencia. ¡Recuerda, nada une más a la gente que una buena comida!