8 hábitos matutinos que pueden mejorar todo tu día

mujer despertándose en la mañana renovada y lista para enfrentar el día
Prepárate para enfrentar el día adoptando tan solo algunos hábitos matutinos rápidos y fáciles.

por Catherine Santino

¡Las mañanas pueden ser difíciles! Aún si eres la envidia de todos los noctámbulos y una de esas personas que realmente disfruta levantarse temprano, quizá sea un desafío organizar tu tiempo para ayudarte a alcanzar el éxito. Puede que estés demasiado ocupado para planificar con anticipación o para tomarte el tiempo de desayunar saludablemente, cosas simples que pueden hacer una gran diferencia durante todo el día.

Si tan solo adoptas algunos hábitos matutinos rápidos y fáciles, puedes reducir los niveles de estrés y mejorar la productividad en tu vida cotidiana. Prueba estos ocho consejos esta semana y ¡comprueba cómo mejora tu día!

1. Despiértate (un poquito) más temprano

¡No necesitas despertarte a las 5 a. m. para empezar tu día! Prueba poner el despertador tan solo cinco o 10 minutos más temprano de lo normal. De esta manera, puedes tener algo de tiempo extra para prepararte un café o ponerte al día con las noticias.

2. Bebe agua

Para cuando te despiertes en la mañana, tu cuerpo ya habrá pasado varias horas sin agua. ¡Esta debe ser la hora de hidratarte! Puedes incrementar tus niveles de hidratación y energía bebiendo un gran vaso de agua apenas te despiertas. Prueba agregar un poco de limón (o una pizca de vinagre de manzana) para darle más sabor.

3. Toma el desayuno

Ya lo hemos escuchado antes: el desayuno es la comida ¡más importante del día! Y es verdad. Comenzar tu mañana con una comida nutritiva establece las pautas para el resto del día. Un desayuno balanceado no solo puede activarte sino que te animará a continuar tomando decisiones saludables. Incluso algo rápido, como una taza de yogur griego o una tostada con mantequilla de almendra, puede ser la manera perfecta de empezar el día de alimentación saludable.

4. Ponte en movimiento

Esto no quiere decir correr 5 km o ir una hora al gimnasio todas las mañanas. Incluso realizar algunos estiramientos cuando dejas la comodidad de tu cama calentita puede hacer que tu sangre fluya y te ayude a despertarte más rápido.

5. Ordena tu espacio

Lo que menos quieres después de un largo día laboral es encontrarte con un lío. Puede que los hábitos matutinos rápidos y fáciles como hacerte tu cama y enjuagar los platos del desayuno te permitan relajarte mucho más en la noche. Cuando llegas a tu casa al final del día, tendrás muchos menos cosas en tu cabeza.

6. Meditar

Con tan solo tomarte cinco minutos en la mañana para respirar profundamente y despejar tu mente, puedes lograr la actitud adecuada para empezar tu día. Intenta meditar por tu cuenta o considera usar una aplicación de meditación guiada como Headspace para comenzar.

7. Escuchar música

Poner tu lista de reproducción favorita mientras te bañas o escuchar un podcast mientras te preparas es una excelente forma de estimular tu mente y motivarte. Además, todo ese baile puede activar tus músculos y que entren en calor para el día que comienza.

8. Haz un plan

No necesitas programar cada minuto, pero esbozar una idea general de tu día ideal y de tus logros diarios, puede ayudar a mantenerte en buen camino. Haz un listado de metas diarias (incluso las pequeñas cuentan), planifica los horarios de las comidas, programa una sesión de gimnasio y asegúrate de dedicarte algo de tiempo en algún momento.

Ahora, estás listo para enfrentar el día. ¡Ve y diviértete!