Comer con las estaciones: frutas que se pueden consumir en invierno

mezcla de frutas con granola y yogur
Cuando se trata de encontrar frutas para comer en invierno, un poco de creatividad y planificación puede ayudar considerablemente.

por Cheryl S. Grant

¡No hay nada como una deliciosa fruta para agregar color (y nutrientes) a tu plato! Pero durante los meses de invierno, puede resultar un poco difícil encontrar productos frescos cultivados localmente.

Ya sea que vivas en una región con un clima frío o cálido todo el año, es importante comer al menos dos porciones de fruta al día. Afortunadamente, cuando se trata de encontrar frutas para comer en invierno, un poco de creatividad y planificación puede ayudar considerablemente.

Estos son algunos tipos de fruta que puedes comer cuando baja la temperatura.

Es la temporada para los cítricos.

Aunque no lo creas, la temporada alta para los cítricos es entre finales de octubre y marzo. Esto hace que el invierno sea el momento perfecto para adquirir grandes cantidades de limones, naranjas, limas, toronjas, mandarinas y clementinas. Todas estas frutas están repletas de vitamina C y flavonoides, los cuales se han relacionado con un menor riesgo de contraer cáncer, enfermedades cardíacas y ciertos trastornos cuando se consumen con regularidad.

Esta temporada, intenta evitar los aderezos para ensaladas y en su lugar agrega clementinas, toronjas y naranjas peladas (y cortadas en rodajas) a tus ensaladas para darles un toque cítrico. O bien, puedes disfrutar de estas frutas nutritivas en forma líquida si exprimes un limón, una lima y una mandarina en un vaso y agregas agua con gas, hielo y una ramita de menta.

Las granadas son lo máximo

Las granadas se consideran una superfruta, y por una buena razón. El aspecto rojo rubí de las semillas proviene de los antioxidantes que protegen las células de daños y reducen las inflamaciones. Los estudios sugieren que beber jugo de granada también puede ayudar a reducir el colesterol.

¿La mejor parte? ¡Esta fruta resistente puede durar hasta dos meses en el refrigerador! Disfruta de las granadas cuando están en temporada, desde octubre hasta enero incluido; agrega las semillas a un tazón de kiwis cortados en rodajas y queso feta desmenuzado.

Una manzana al día...

¡Después de todo, una manzana al día quizás te mantenga lejos del médico! Si bien se sabe que las manzanas son una fruta popular de otoño, se puede encontrar manzanas frescas en las tiendas de comestibles durante todo el año.

Las manzanas están repletas de vitamina C que aumenta la inmunidad, vitaminas del complejo B que mantienen el sistema nervioso en funcionamiento, fibras alimenticias que ayudan a eliminar el colesterol del cuerpo y nutrientes que ofrecen protección contra los radicales libres. Si deseas incluir más frutas en tu dieta este invierno, intenta untar tu mantequilla de nuez favorita en una manzana para obtener un bocadillo crujiente.

Pasión por el maracuyá.

Encontrar algunas frutas poco comunes, como el caqui y el maracuyá, puede parecer más complicado que comprar un racimo de uvas en el supermercado, ¡pero no lo es! Estas frutas se están haciendo más populares y han estado apareciendo en más supermercados. Y con razón.

Los caquis contienen antioxidantes que promueven una visión saludable. Por otra parte, el maracuyá proporciona el 25 por ciento de la dosis diaria de potasio que necesita una persona. El potasio es un mineral importante que puede ayudar a disminuir la presión arterial. Intenta usar estas frutas en tus batidos antes de ir al gimnasio para agregarles un toque dulce.

¡Vuélvete loco!

Afortunadamente, los cocos y los plátanos también se encuentran disponibles durante todo el año. Se dice a menudo que el agua de coco es hidratante y que la pulpa de la fruta tiene un contenido alto de un mineral que ayuda al cuerpo a utilizar las grasas y las proteínas y que promueve niveles equilibrados de azúcar. Los plátanos también contienen potasio, que puede ayudar con la recuperación muscular después de un entrenamiento.

Para disfrutar de una delicia tropical durante las profundidades del invierno, pela y corta un plátano maduro y congela las rodajas durante al menos dos horas. Luego, tritura las piezas congeladas en una procesadora de alimentos hasta que la mezcla comience a homogeneizarse. A continuación, guarda el puré de plátano en un recipiente hermético y congélalo hasta que parezca un helado. ¡Puedes disfrutar la mezcla directamente o agregarla a un poco de yogur para obtener un postre exquisito!

Encontrar frutas para comer en invierno puede ser más fácil de lo que parece. Para iluminar los meses más fríos, agrega algunas de estas frutas a tu plato esta temporada.