Cómo establecer objetivos de estado físico: transforma tus objetivos de estado físico en pasos posibles

persona atándose los cordones de las zapatillas
¿Has logrado un objetivo de estado físico recientemente? Celebra el éxito con tus compañeros de entrenamiento.

por Steven Auger

Todos establecen objetivos cuando comienzan algo nuevo, en especial cuando ese algo nuevo es una aventura para alcanzar estado físico. Es muy bueno tener aspiraciones saludables y también es importante tener un plan de acción en mente. Si te gusta establecer metas y tienes objetivos altos en mente, puede ser fácil sentirse abrumado. Quizás sea útil desglosar los objetivos de estado físico en pasos posibles para mantenerte motivado, cumplir tus objetivos y disfrutar el recorrido. A continuación, se incluyen algunos consejos para desarrollar una estrategia para establecer objetivos de estado físico.

Mantente organizado

La organización es esencial cuando se trata de establecer objetivos de estado físico. Comienza por escribir los objetivos. Una vez que se resumen los objetivos en papel, suele ser más fácil enfocarse en el objetivo final.

Si tu objetivo es correr una milla en ocho minutos, pero tu mejor tiempo es 10 minutos, es probable que no logres esa meta la próxima vez que corras. En cambio, debes intentar lograr tu objetivo a largo plazo al establecer muchas metas más pequeñas y más inmediatas orientadas hacia el objetivo general.

Divide y conquista

Comienza por desglosar los objetivos de estado físico generales en tareas mensuales, semanales y diarias.

Ya has identificado los objetivos a largo plazo, ahora debes determinar cuánto crees que te llevará cumplirlos. ¿Un año? ¿Seis meses? Sé realista al calcularlo y date mucho tiempo.

Luego, traza los objetivos mensuales. Elige un aspecto del objetivo que puedes alcanzar en un mes. Quizás, quieres reducir 10 segundos en el tiempo por milla. Elige un sábado o domingo al final de cada mes para reflexionar sobre el progreso realizado en los últimos 30 días y, luego, establece un objetivo mínimo para el mes siguiente.

A continuación, se encuentran los objetivos semanales. Fija otra sesión cada domingo para determinar cuánto te llevará en el transcurso de la semana siguiente cumplir la meta mensual.

Por último, determina los objetivos diarios. Cada mañana o tarde, establece algunos pasos que puedas tomar a diario para cumplir el objetivo semanal.

La clave para dominar el arte de establecer objetivos es comprender que los objetivos diarios están conectados con los semanales, que a su vez están conectados con los mensuales. Y esos objetivos mensuales están conectados con los objetivos generales.

Ver es creer

A veces, puede resultar difícil determinar si estás avanzando de forma constante hacia el objetivo de estado físico. Quizás, el tiempo de milla era un poco más lento que en los días previos, pero eso no significa que no estés cerca de cumplir tus objetivos. Mientras vayas al gimnasio, aunque sea durante 10 minutos, estarás avanzando.

También puedes aprovechar algún dispositivo de entrenamiento para saber cuánto estás ejercitando. Un pulsómetro muestra que la frecuencia cardíaca aumenta cuando estás en la máquina elíptica. Un podómetro rastrea la cantidad de pasos que haces en una caminata diaria durante el almuerzo. Incluso puedes utilizar un rastreador de sueño para medir la cantidad y la calidad del sueño la noche previa al ejercicio matutino.

Recompensas por los objetivos logrados

Una vez que hayas logrado uno de los objetivos mensuales, recompénsate. Y , te mereces una recompensa ya que has trabajado duro para estar en donde estás. Existen muchas opciones de recompensas saludables para no perjudicar el progreso.

Programa un masaje o, si has pensado en mejorar el guardarropa para hacer ejercicios, puedes ir de compras. Incluso puedes celebrar tus logros en la red social de Planeta de Triunfos y recibir palabras de aliento de la comunidad del gimnasio. Solo asegúrate de publicar una selfie espectacular en el gimnasio.

Ahora que tienes una estrategia sólida para establecer objetivos de estado físico, el cielo es el límite para tu aventura con el ejercicio.

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.