Cómo hacer una limpieza general y organizar los equipos y la ropa deportivos

botellas de agua, mancuernas y una toalla prolijamente estirada
Este es un buen momento para hacer una limpieza general. Aprende cómo organizar tus equipos deportivos.

por Lindsay Tigar

Con la llegada de la nueva estación y el aumento de las temperaturas es probable que sientas que tu ánimo mejora. Además de cambiar la ropa de estación, esta es una buena época para organizar los equipos deportivos que tienes dando vueltas.

Desde los guantes de boxeo cubiertos de polvo y las zapatillas desgastadas a las pilas de ropa deportiva que tienes amontonada en los cajones, el objetivo de la limpieza general es hacer una limpieza a fondo. Si no has tocado estos rincones de tu armario desde hace tiempo, ¡no te desesperes! En vez de eso, sigue estos trucos y estrategias para hacer una limpieza general de tus equipos.

1. Analiza tu guardarropa

Puede que te hayas enamorado de esos pantalones deportivos cuando los compraste hace dos años pero, ¿en qué estado están? Cuando organizas tu material deportivo deberías soltar todas aquellas prendas que ya no sirven. Deberías cambiar cualquier pantalón o camiseta que ya esté gastada, y lo mismo vale para los tejidos que ya no absorben la humedad o que se deshilachan en las costuras.

En el caso de las mujeres, los sostenes deportivos que ya no brindan soporte ya no deberían estar en el armario. Es mejor invertir en artículos de buena calidad que hagan tus entrenamientos más fáciles y sin complicaciones.

2. Ten en cuenta el calzado

Cuando comiences a organizar el equipamiento deportivo para la nueva temporada no debes olvidarte de las zapatillas deportivas. Después de todo, estas te acompañarán en cada corrida, estocada o sesión de levantamiento de pesas.

Existen varias maneras de darte cuenta si tus zapatillas han llegado al fin de su vida útil. El factor principal a tener en cuenta es hace cuánto y con qué frecuencia las usas. Los expertos recomiendan un máximo de 12 meses si haces levantamiento de pesas, 6 meses para entrenamiento (como puede ser un entrenamiento de circuito o entrenamientos similares), y hasta 800 kilómetros para los corredores. También puedes darte cuenta si miras la suela y las plantillas. Si se están despegando, probablemente sea hora de desechar ese par.

3. Piensa en tu bolsa del gimnasio

Cuando la bolsa que llevas al gimnasio llega a un punto en el que ya no puedes cargarla, se te cae de los hombros, o no se cierra correctamente, esto puede ser una señal de que debes comprar una nueva. Así como con los maletines o los bolsos de mano, la funcionalidad es algo importante a tener en cuenta. Cuando organices el equipo deportivo en general, sé crítico con la estructura y las costuras de los artículos y determina si esos cabos sueltos pueden complicar más tu rutina.

4. Deja ir aquellos artículos que ya no usas

¿Cuándo fue la última vez que usaste esa máquina de abdominales de la secundaria? ¿Y qué hay de esas diez botellas de agua que tienes guardadas en la cocina? ¿Y esas pesas que tu padre te dejó como herencia? Cuando empiezas a ir a un gimnasio y encuentras una comunidad que te gusta, es muy probable que ya no necesites tener estos artículos en casa. Cuando organices tus equipos deportivos esta primavera, piensa con qué frecuencia usas algunos artículos y si vale la pena tenerlos guardados.

Ahora que ya tienes las mejores estrategias para revisar tu guardarropas es hora de poner manos a la obra. Pon tu lista de temas favoritos y prepárate para la acción. ¡Feliz limpieza!