Cómo saber cuándo es hora de comprar zapatillas nuevas

zapatillas sobre un fondo colorido
Si vienes usando las mismas zapatillas desde hace mucho tiempo, puede que veas señales de que necesitan un cambio. Esto es lo que debes saber.

por Lindsay Tigar

No importa si eres de los que corre por la mañana o de los que levantan pesas por la noche; hay un elemento que siempre te acompaña al gimnasio. ¿Sabes cuál es? Las zapatillas.

Las zapatillas son una de las piezas esenciales para lograr un entrenamiento eficaz, pero generalmente son ignoradas. Es importante reemplazar tus zapatillas con frecuencia, no solo por que se vean gastadas sino por que cuando el arco del pie, los talones y los dedos no se apoyan correctamente corres el riesgo de lesionarte. Por fortuna, hay varias señales que te hacen notar que es hora de cambiar las zapatillas.

Si vienes usando el mismo par de zapatillas desde hace meses, o incluso años, es muy probable que ya sea hora de cambiarlas. A continuación encontrarás una guía sobre calzado deportivo que te ayudará a estar a la moda, y a la vez protegido, mientras te ejercitas.

Cómo saber cuándo necesitas zapatillas nuevas

Si preguntas a los expertos, estos dirán que muchas de las señales de que necesitas zapatillas nuevas son obvias: tienen rasgaduras visibles, los cordones se desatan constantemente aunque los cambies, etc. Otros indicadores se hacen más evidentes al usar las zapatillas. Por ejemplo, si sientes que no tienes tracción, el arco de los pies no tiene el soporte correcto o no sientes amortiguación al caminar o correr sobre el pavimento, esas zapatillas ya no te sirven.

Otro factor que puede indicar que la fecha de caducidad de tus zapatillas ha llegado es la frecuencia en el uso, especialmente si estas son tu único par. Tratar de ejercitarse durante los 150 minutos que se recomiendan por semana es importante, pero eso puede agregar una exigencia adicional a esas zapatillas que usas constantemente.

Por qué es tan importante reemplazar las zapatillas

Pero si algunos atletas de élite pueden romper récords descalzos, ¿por qué es tan importante reemplazar las zapatillas? Bueno, para la mayoría de la gente un calzado deportivo adecuado es muy importante para mantener las piernas y los pies saludables. Cuando la suela, las plantillas y las zonas de amortiguación se gastan, el riesgo de sufrir una lesión por sobrecarga aumenta considerablemente.

Cada vez que haces un burpee o un salto con sentadilla, sales a trotar o realizas cualquier otro tipo de ejercicio, las zapatillas son las encargadas de amortizar el impacto en las articulaciones. Cuando las suelas están gastadas ya no te brindan esa barrera de protección entre tu cuerpo y el suelo, lo que puede provocar torceduras, tendinitis y otras lesiones. Con el paso del tiempo, estos problemas pueden volverse más graves y podrían impedir que realices tus ejercicios favoritos.

Entonces, ¿con qué frecuencia debo reemplazar mis zapatillas?

La frecuencia de reemplazo de tus zapatillas depende de muchos factores, pero los expertos sugieren que un buen límite de uso es entre las 300 y 500 millas. Si corres, digamos, tres millas al día tres días a la semana, las zapatillas te durarán alrededor de unos ocho meses.

Si encuentras un tipo de zapatilla que te gusta y quieres que te duren más tiempo, aprovecha el próximo 2x1 en la tienda de deportes. De esta manera, puedes alternar los pares cada vez que te ejercites y así tendrán un período de descanso (así como tú descansas después de ejercitarte).

¿Qué es lo que hace que una zapatilla sea maravillosa?

¡Por fin! ¡Es hora de comprar! Pero antes de que elijas el par más colorido y divertido del estante recuerda que hay otras cosas a tener en cuenta, no solo el estilo. Querrás asegurarte de que estás eligiendo un par de zapatillas que se adapte al tipo de ejercicio de tu preferencia y que ayude a mejorar la calidad del entrenamiento. Las necesidades de cada uno son diferentes.

La mejor estrategia podría ser visitar una tienda de deportes y pedirles a los empleados que te observen mientras te ejercitas, así podrán tomar nota de tu andar, tus pasos y cómo se mueve tu pie. Entonces ellos podrán ayudarte a determinar el calce, el peso y la amortiguación que necesitas.

Si ves alguna señal de que tus zapatillas piden un cambio, ¡no las ignores! Te has puesto importantes metas de entrenamiento, así que asegúrate de tener las herramientas necesarias para alcanzarlas. Considéralo una inversión en tu salud.

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.