Cómo tener tiempo para ejercitarte en un mundo muy ocupado

persona en la cama con sus zapatillas para correr puestas y lista para ir al gimnasio
¡Encuentra el momento para agregar una rutina de ejercicio antes, durante o después del trabajo!

por Mary Lambkin

Si te es difícil encontrar un momento del día para hacer ejercicio, definitivamente no estás solo. Si bien tu familia, tus tareas escolares y tu carrera deben siempre ser las principales prioridades, es igualmente importante mantener tu salud y bienestar. Afortunadamente, es posible acomodar un poco de ejercicio físico incluso en los calendarios más ocupados.

¿Te preguntas cómo encontrar el momento para hacer ejercicio mientras que también haces malabares con una agenda ocupada? Estos son cinco consejos que te ayudarán a tener tiempo para el gimnasio.

1. Haz ejercicio a la mañana

Una de las mejores formas de tener tiempo para ejercitarse es programar las rutinas en la mañana, antes de que empiecen a acumularse las exigencias del día. Mientras el resto de las personas duermen, puedes disfrutar de un ejercicio libre de estrés en un entorno tranquilo.

De acuerdo con los datos de Fitbit, los gimnasios están menos concurridos entre las 5 a 6 y 7 a 8 a. m. Una vez que acomodes ese ejercicio matutino, te sentirás realizado y listo para enfrentar tu día. No tendrás una rutina de ejercicio dándote vueltas por la cabeza ni tendrás que preocuparte por cómo encontrar el momento para hacer ejercicio; ni tendrás que cancelarlo si surge algún asunto. Además, un estudio demuestra que quienes se ejercitan a la mañana se benefician de una presión sanguínea más baja y un mejor sueño que aquellos que esperan a hacerlo más tarde.

2. Recuerda: algo es mejor que nada

No necesitas de toda una hora para hacer un buen ejercicio; incluso un ejercicio de diez minutos es mejor que diez minutos en el sofá. Siempre que tengo poco tiempo (o solo tengo pereza), pienso que algo es mejor que nada. Si solo tienes 20 minutos libres, no lo uses como excusa para no hacer nada de ejercicio. Vé al gimnasio y aprovecha una sesión de velocidad de gran intensidad para sacar "el mayor provecho de tu tiempo".

Quince minutos de ejercicios para todo el cuerpo, como burpee, escaladores y saltos rana te harán sentir que te ejercitaste durante una hora, en solo un cuarto del tiempo. Y, de acuerdo con American College of Sports Medicine (Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva), ¡estos ejercicios de gran intensidad pueden ayudarte a quemar 15 por ciento más de calorías que los ejercicios de baja intensidad!

3. Prepárate con anterioridad

Programa algunos trucos para ahorrar tiempo durante el día para facilitar la salida de tu casa. Por ejemplo, empaca tu bolso para el gimnasio la noche anterior de tu ejercicio matutino para que puedas levantarte y estar listo en minutos. ¡Usa un sostén deportivo debajo de tu ropa de trabajo para ahorrar algo de tiempo en cambiarte! Los domingos, prepara algunos bocadillos para antes y después de hacer ejercicio, para que puedas usarlos durante la semana. Asegúrate de tener al menos cinco conjuntos deportivos listos al comienzo de la semana para que la ropa sucia no demore tu ejercicio.

4. Elije un gimnasio cómodo

El tiempo de tráfico y pocas horas de atención del gimnasio pueden agregar tiempo innecesario a tu rutina. Busca un gimnasio cerca de tu casa y donde puedas acomodar tu cronograma. Como socio de Planet Fitness, tendrás acceso extendido a las instalaciones (¡algunos locales incluso abren las 24 horas, los 7 días de la semana!), lo que facilita mucho poder hacer lugar para una rutina de ejercicio.  Busca un club cerca de ti y ahorra unos cuantos minutos de tráfico.

5. Conoce tu rutina

Así como dicen que nunca debes ir al almacén sin una lista, ¡nunca debes ir al gimnasio sin un ejercicio listo! Escribe tu ejercicio antes de ir al gimnasio para que puedas comenzar de inmediato. Sigue una estrategia de los tipos y el orden de los ejercicios que elijas para ahorrar tiempo en la espera de equipos o en el traslado a diferentes partes del gimnasio. Por ejemplo, programa un ejercicio que utilice todas las pesas libres un día. Más tarde en la semana, diseña un ejercicio que se concentre en las máquinas.