¿Con qué frecuencia debes hacer ejercicio?

piernas de una persona usando una trotadora
¿Tienes curiosidad de saber con qué frecuencia debes ejercitar? Estos son algunos consejos útiles para crear un plan de ejercicio que cumpla con tus metas.

por Lindsay Tigar

Es una pregunta común para cualquier persona que busque mejorar su salud y estado físico: ¿Con qué frecuencia debo hacer ejercicio? La verdad es que hay muchos factores que determinan la respuesta a esta pregunta, incluso tus objetivos de estado físico, nivel de actividad fuera del gimnasio y capacidad para seguir una rutina de forma consistente y a largo plazo.

Esta es la razón por lo que cuando decides la frecuencia de los ejercicios, es importante considerar la cantidad y calidad de tus sesiones de ejercicio, cuánto tiempo tienes para el gimnasio y las metas de estado físico que deseas lograr. ¡No subestimes el poder de la consistencia ! Estos son algunos consejos para crear un plan de ejercicio que te ayude a cumplir tus metas.

Conserva el impulso

¿Con qué frecuencia debes hacer ejercicio? Según Brian Zehetner, director de salud y estado físico en Planet Fitness, cada dos días es un buen objetivo para la mayoría de las personas: en particular si deseas acelerar el metabolismo.

Mientras "cada dos días" es la respuesta corta, es posible que tengas una lista de prioridades que atender y una agenda ocupada que debes equilibrar: por lo que la frecuencia del ejercicio dependerá de tus objetivos y el tiempo que le puedas dedicar al gimnasio. Si no puedes hacerlo cada dos días, simplemente apunta a ser consistente. Mientras que el cuerpo de las personas funciona de manera diferente, mantener la consistencia y hacer ejercicios de forma regular (incluso si es solo una o dos veces por semana) puede darte más energía y resistencia y mejorar tu salud.

Elije calidad sobre cantidad

Como en cualquier aspecto de la vida, comida, amistades e incluso el amor, la cantidad realmente no es lo que importa. Es la calidad.  Si haces ejercicio todos los días (que no es aconsejable de todos modos), pero no das el 100 por ciento, tu tiempo y energía podrían emplearse para hacer otras cosas. Si deseas lograr tus metas, es importante aprovechar al máximo las sesiones en el gimnasio.

Prioriza la calidad de tu ejercicio sobre la cantidad de veces que vas al gimnasio en una semana o el tiempo que te quedas allí. Si elevas el ritmo cardíaco y te esfuerzas, incluso si es solo por 10 a 15 minutos, hiciste un buen trabajo.

Ten en cuenta tus objetivos

Todos tenemos diferentes objetivos que nos gustaría cumplir en el gimnasio. Por lo que, adapta tu ejercicio y su frecuencia, de acuerdo con esto. Si tu objetivo es correr una milla sin tomarte un descanso, pasar media hora en la trotadora dos veces por semana te ayudará a llegar a la meta. Si tu objetivo es correr 5K o más, es posible que tengas que dedicar más tiempo en el gimnasio. Si no estás seguro de cómo adaptar tu rutina según tus objetivos y necesidades específicas, pregúntale a un entrenador.

Combina los ejercicios cardiovasculares con entrenamiento de fuerza

No solo se trata de la frecuencia con la que debes hacer ejercicios, sino de lo que debes hacer cuando ya estés en el gimnasio. Muchas personas que van al gimnasio pueden correr un par de millas en una trotadora mientras miran Netflix: pero el entrenamiento regular de fuerza también es importante.

Esto quiere decir que debes combinar ejercicios de peso (en una máquina, con pesas libres o incluso con el peso de tu propio cuerpo) con caminatas y carreras.Complementar tu rutina de ejercicios cardiovasculares de esta forma puede ayudarte a quemar más calorías y desarrollar músculos. Al hacerlo también te ayudará a aprovechar el máximo del ejercicio: por lo que incluso si no puedes ir al gimnasio con tanta frecuencia, cuando estés allí, estás haciendo excelentes ejercicios.

No subestimes tus días de descanso

Mientras muchos principiantes están ansiosos por cumplir tus objetivos lo antes posible, la paciencia es con frecuencia una virtud subestimada. Cuando primero comienzas a entrenarte, es importante ser consistente y ejercitarte con regularidad. Pero tener días de descanso es igual de importante. Los días de descanso disminuyen tus posibilidades de agotarte, permiten que se recuperen los músculos y ayudan a equilibrar tu agenda para que puedas hacer tiempo para otras cosas en tu vida. Agendar un poco de inactividad también te ayudará a mantener el impulso y seguir comprometido con tu rutina en el gimnasio a largo plazo.

Si agendaste un día de descanso, pero todavía quieres sentir que estás trabajando hacia tus objetivos, tómate tiempo para investigar sobre nuevos ejercicios. De esta forma, cuando regreses al gimnasio aprovecharás al máximo tu tiempo.

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.