Establece tu plan de acción para disfrutar de un Día de Acción de Gracias saludable

Cena de Acción de Gracias sobre la mesa
A pesar de que en los días festivos solemos priorizar la comida, hay muchas maneras de disfrutar de un Día de Acción de Gracias saludable con tu familia.

por Steven Auger

El Día de Acción de Gracias es el momento perfecto para hacer una lista mental de todo lo que quieres agradecer. Aunque tus buenos amigos y tu querida familia probablemente estén primeros en la lista, todo el trabajo que has hecho para mantener un estilo de vida saludable también debe contar.

A pesar de que en los días festivos solemos priorizar la comida, hay muchas maneras de establecer un plan de acción saludable para el Día de Acción de Gracias y disfrutar del festejo (y la comida) sin sacrificar todo el trabajo duro que has logrado en el gimnasio. Estas son siete maneras creativas de disfrutar todo lo que el día tiene para ofrecer, ¡con postre incluido!

1. Ve al gimnasio

Solo porque sea un día festivo no significa que no puedes entrenar. Intenta empezar el día con una sesión de ejercicios matutina. Si suena la alarma e inmediatamente reúnes fuerzas para levantarte y ponerte en marcha, es más probable que vayas al gimnasio.

No importa si eliges ejercicios con pesas o cardiovasculares, no hay una opción incorrecta. El ejercicio siempre te hace sentir mejor, pero entrenar un día en el que todos piensan en la abundante comida y el fútbol es un bonus. Cuando regreses a casa del gimnasio, te sentirás lleno de energía y listo para disfrutar de una comida deliciosa (y luego encargarte de la limpieza). Sin mencionar que tu comida quizá sepa mejor después del trabajo duro en el gimnasio.

2. Únete a la carrera del pavo

Si quieres hacer ejercicio antes de la cena de Acción de Gracias, pero buscas algo diferente de tu rutina de ejercicios normal, piensa en algo que puedas hacer con toda la familia. ¿Qué tal una carrera del pavo?

Las carreras del Día de Acción de Gracias, también conocidas como las carreras del pavo, se realizan en todo el país. No tienes que ser un corredor profesional para disfrutar de este evento, solo participa para pasar un buen momento con tus amigos y tu familia. Algunas carreras incluso se hacen a beneficio de organizaciones benéficas locales, por lo que no solo estarás haciendo algo positivo por tu salud, sino que también estarás ayudando a una buena causa.

3. Elige tus platos favoritos

Sin duda, no es Día de Acción de Gracias si no disfrutas de una gran comida en exceso rodeado de tus seres queridos. Si no quieres excederte, ten cuidado con la cantidad de comida que sirves en tu plato. Sírvete porciones más grandes solo de tus platos favoritos o porciones más pequeñas para probar un poco de todo. La verdad es que será difícil arruinar meses de trabajo duro en el gimnasio por darte un gusto en la comida. Si tus hábitos por lo general son saludables, un día no va a cambiarlos. Entonces, ¡disfruta! No le temas a una segunda porción.

4. Disfruta del fútbol

¿Qué sería del Día de Acción de Gracias sin un poco de fútbol? Muchos amigos disfrutan reunirse en frente de la televisión para alentar a su equipo de la NFL, o tal vez para llevar el juego del sofá al jardín.

Si quieres aprovechar el furor por el fútbol en el Día de Acción de Gracias, ¿por qué no lanzan la bola entre los miembros de tu familia? Seguro se divertirán y disfrutarán jugando un partido amistoso de fútbol de toque (antes y después de la cena).

¿Son pocos los invitados que quieren jugar? Entonces puedes salir al jardín a jugar a la pelota con tus hijos, tus nietos o tus sobrinos.

5. Disfruta el momento

El Día de Acción de Gracias se trata de pasar un momento con las personas que quieres y de recordar aquello por lo que estás más agradecido. Por eso, no te apresures durante el día ni la comida. Tómatelo con calma y disfruta el momento. Disfruta cada bocado del postre y cada conversación con las personas que quieres. No pierdas tiempo sintiéndote culpable por esa segunda porción de pastel, ¡disfrútala! Los gustos moderados pueden ser la clave para mantener tus hábitos diarios.

6. Da un paseo familiar

Si hablamos de una actividad después de la cena seguro que implica ponerse en movimiento; entonces, ¿por qué no salir a caminar con la familia o andar en bici? El otoño en una época hermosa para disfrutar del aire libre, ver el cambio de las hojas y tomar lindas fotografías. Una salida activa en grupo es una excelente oportunidad para disfrutar en familia y ponerte al día con los familiares que quizá no veas tan seguido.

7. Da un poco de lo que recibes

Además de agradecer, el Día de Acción de Gracias es el momento de recordar a aquellas personas que no son tan afortunadas como tú. Puedes trabajar como voluntario en un comedor público, un refugio para personas sin hogar o un refugio para animales local. Servirás la cena de Acción de Gracias a aquellos que lo necesiten y enseñarás una valiosa lección de vida a los niños.

Con un poco de organización, tú y tu familia pueden divertirse haciendo actividades, ayudando a la comunidad y disfrutando juntos de un Día de Acción de Gracias saludable.