Guía para ejercitarte antes de ir a trabajar

atándose los cordones al amanecer
¿Quieres ejercitarte antes de marcar tarjeta en el trabajo? Podemos ayudarte.

por Lindsay Tigar

Mientras ves que el reloj se acerca a las 5 p.m. y piensas en la sesión en el gimnasio que te espera al terminar de trabajar, tal vez empieces a envidiar a todos los que tienen la costumbre de ejercitarse antes de ir a trabajar. Pero antes de que empieces a dudar de ti mismo, recuerda que con un poco de práctica y algunos ajustes en tu rutina tú también podrás conseguir hacer ejercicio antes de ir a trabajar.

¿Cuál es el secreto? Prepararte para lograrlo sin ponerte piedras en el camino. Esto implica que debes organizarte con tiempo, preparar tu bolso con inteligencia y convencerte de que debes salir de la cama e ir al gimnasio. A continuación encontrarás una guía útil para ejercitarte antes de ir a trabajar.

Prepara todo la noche anterior

Si piensas que tu sesión matutina arranca al llegar al gimnasio estás equivocado. En realidad comienza la noche anterior. Además de acostarte a una hora razonable, debes planificar algunos objetivos de entrenamiento para la mañana siguiente. Antes de ir a la cama, convéncete de los beneficios de ejercitarte; recuerda lo bien que te sentirás después de hacer ejercicio y cuántas cosas lograrás hacer durante el día. Visualízate despertando al amanecer, renovado y listo para ir al gimnasio.

Hay varias cosas que pueden ayudarte a lograr tu objetivo de ejercitarte antes de ir a trabajar, desde disponer tu indumentaria deportiva la noche anterior (o, como muchos entusiastas creen que es lo mejor, dormir vestido) hasta ponerte varias alarmas para que puedas levantarte y prepararte para ir al gimnasio.

Prepara tu bolso con todo lo que necesitarás

Ya que seguramente deberás ducharte luego de tu sesión matutina, tal vez no te sea posible preparar un bolso pequeño para ir a entrenar antes del alba. Eso está bien. Aunque acostumbrarse a nuevos hábitos saludables siempre justifica una visita al centro comercial.

Además de poner en el bolso una muda de ropa (adecuada para el trabajo), deberás guardar algunos artículos de higiene, maquillaje y productos para el cabello. Si tienes todo esto listo, te será más fácil salir de casa rápidamente. Aunque las necesidades de cada uno son diferentes, una buena lista de imprescindibles incluye una toalla, desodorante, champú en seco, un cepillo o peine, y un perfume o colonia tamaño viaje. Y no debes olvidarte de las cosas que necesitas en el gimnasio, entre ellas una botella de agua y los auriculares.

Planifica tu rutina de ejercicios

Cuantos menos interrogantes tengas la mañana de tu entrenamiento, mejor. Muchos se sienten desanimados si tienen que prepararse para ir al gimnasio en medio del desconcierto mental matinal. Para evitar esta situación incómoda (y frustrante), tómate un tiempo para planear tus actividades la noche anterior.

Esto puede suponer tener que cargar una lista de canciones para ejercitarte o planificar una sesión con un entrenador certificado para que no tengas que detenerte a pensar en cada ejercicio. Es más probable que puedas mantener tu rutina matinal si puedes levantarte, agarrar tu bolso y salir rápidamente de casa.

Come adecuadamente

Cuando lo primero que haces por la mañana es ir a ejercitarte, debes asegurarte de tener suficiente energía para poder completar tu rutina y seguir activo durante el día. Préstale atención a tu cuerpo y a lo que este te indica. Algunas personas tienen mejores resultados si se alimentan antes de ejercitarse, mientras que otros prefieren hacerlo después. Sin importar a qué grupo perteneces, lo importante es que ingieras los alimentos necesarios para mantenerte activo. Además de beber una taza pequeña de café para abrir los ojos, consumir una comida con un alto contenido de proteínas y grasas saludables hará que quemes calorías desde el principio.

Cuando te alimentas bien puedes rendir al máximo en tu entrenamiento y mantenerte activo durante el día. Probablemente estarás asombrado por el aluvión de creatividad y energía que obtendrás durante tu día laboral. Entonces cuando quieras disfrutar de alguna salida con tus amigos después de trabajar ¡no te sentirás culpable por ello!

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.