Cómo ayudan los días de recuperación con los ejercicios cardiovasculares

Hombre corriendo en trotadora en Planet Fitness

Ir al gimnasio a hacer ejercicios cardiovasculares siempre que se pueda ofrece una cantidad de beneficios, desde mejor salud cardíaca hasta niveles más bajos de estrés. Sin embargo, ¿existe la posibilidad de hacer demasiado ejercicio cardiovascular?

Pues sí, podría haberla si no tomas días de recuperación. Aun si haces ejercicios cardiovasculares a un ritmo moderado, el cuerpo necesita tiempo para descansar y recuperarse. Las siguientes son cinco razones por las cuales la recuperación ayuda a mantener el ritmo.

1. Ayuda a desarrollar los músculos.

Si haces ejercicios de fuerza, lo más probable es que ya sepas los beneficios de tomar días de descanso. Cada vez que levantas pesas, lo que haces en sí es hacer microdesgarros de las fibras musculares y el tiempo de recuperación ayuda a que los músculos se recuperen y se fortalezcan. Lo mismo sucede con los ejercicios cardiovasculares, ya que en ellos se trabajan grupos completos de músculos hasta un punto de fatiga. La recuperación te sirve para regresar con más fuerza que nunca.

2. Ayuda a dormir profundamente.

El ejercicio en exceso puede causar estrés en todo el cuerpo e incluso en la mente. Serás un manojo de adrenalina y cortisol, que son las sustancias químicas del cerebro que te mantienen alerta y pensando de más mientras tratas de dormir. Un día de descanso apaga esa alarma de “máxima alerta” y te permite dormir a pierna suelta.

3. Mejora el rendimiento al hacer ejercicio.

A algunas personas les preocupa el hecho de que los días de recuperación podría “retrasarlas” en el logro de sus metas, pero lo cierto es que sucede lo contrario. A menos que tomes un día de descanso que se extienda a un par de semanas, podrás aumentar el rendimiento cuando vuelvas a realizar tus ejercicios cardiovasculares.

4. Evita lesiones.

Si se hacen ejercicios cardiovasculares sin parar, se corre el riesgo de sobreentrenarse, sin importar qué tipo de ejercicio se haga. El hecho de hacer el mismo movimiento una y otra vez, podría poner presión en los músculos y las articulaciones. Si eso resulta en debilitamiento, entonces lo que en su momento era ejercicio cardiovascular seguro, de pronto se vuelve una amenaza de lesión. Por otra parte, gracias a que la recuperación permite que haya descanso y restablecimiento, podrás evitar lesiones.

5. Estimula el sistema inmunológico.

Al igual que los efectos negativos que tiene en el sueño, el estrés que causa el sobreentrenamiento también puede perjudicar el sistema inmunológico. El cuerpo no podrá estar a punto para combatir todos esos microbios a los que te expones a diario. Eso puede ser causa de que te sientas mal, con dolores e irritable, y tarde o temprano hasta podrías quedar más susceptible a un resfriado y otros virus. Estimula el sistema inmunológico con días de recuperación que le permitan destacarse en lo que hace.

Recupérate ahora, brilla más tarde

Tomar un día de recuperación no significa que hay que pasársela en el sofá. Muchos expertos en la materia recomiendan tomarse un día para realizar actividades de bajo impacto y a ritmo moderado. Por ejemplo, podría ser el momento perfecto para tomar una clase de yoga o para salir a caminar con los niños. Puedes mantenerte activo y aún permitir que el cuerpo se recupere del ejercicio cardiovascular.