Mantén tu equipo de gimnasia en buenas condiciones: debes saber cuándo es hora de renovar tu ropa deportiva

Ropa deportiva
Comprarte ropa deportiva nueva puede ser una buena recompensa por tu duro trabajo, ¡o simplemente una motivación para volver al gimnasio!

por Lindsay Tigar

Si hacía tiempo que no venías al gimnasio, probablemente hayas notado algunos de nuestros equipos favoritos en nuestro guardarropa de prendas deportivas. Ya sea una camiseta sin mangas adecuada o un par de zapatillas cómodas con buen soporte, tu atuendo preferido quizás se haya ganado un lugar privilegiado en tu guardarropas.

Esto es genial, pero llegado el momento, puede ser difícil renovar tu ropa deportiva. ¿Cómo sabes cuándo es el momento? ¿Es cuando notas un agujero en la zapatilla o cuando ya has corrido cierta cantidad de millas? ¿Está bien seguir usando una prenda cuando está decolorada o se transparenta?

A pesar de que todos tienen su propio umbral, hay algunas buenas prácticas que podemos seguir. Esta es una guía de no excusas para saber cuándo debes renovar tu ropa deportiva.

Seguridad del calzado

Lo primero que debes tener en cuenta es el calzado. El factor más importante es entender que la calidad del calzado deportivo se traduce en la seguridad. Independientemente de cuál sea tu posesión más preciada, lo último que debes hacer es preocuparte por resbalarte o lesionarte cuando estás entrenando.

Si tus zapatillas ya tienen las suelas lisas, tienen agujeros que pueden rasgarse por completo o ya no te sientes estable, ¡es momento de invertir en un nuevo par! Según cuán seguido vayas al gimnasio, quizás necesites reemplazar tus zapatillas cada 3 a 12 meses. Si eres un corredor ávido o generalmente realizas algún otro ejercicio de alto impacto, es común que la amortiguación del calzado se gaste, y estés más propenso a sufrir lesiones. En este caso, Runner's World recomienda reemplazar el calzado deportivo cada 300 a 500 millas.

El factor olor

Saber cuándo es necesario renovar la ropa deportiva a veces puede ser difícil, y hay factores que son los más difíciles de analizar. Dado que las camisetas sin mangas, los sostenes y las camisetas se vuelven más cómodos cuanto más los usamos, un pequeño rasgón por aquí y por allí quizás no sea tan grave. No obstante, una pequeña rotura repentina puede terminar en algo mucho más grande mientras estés haciendo ejercicio, particularmente con todo el movimiento que haces cuando usas esta vestimenta.

¿Otro punto que debemos considerar? El factor olor. No puedes eliminar el olor de transpiración luego de ejercitarte incluso cuando lavas la ropa, es momento de desechar esas prendas e ¡ir de compras! Te lo mereces.

Mantén los pies protegidos

Además de reemplazar periódicamente tu calzado, debes hacer un esfuerzo por renovar regularmente tus medias. Si te gusta una marca específica y tiendes a usar las medias hasta que están superfinas, deberías considerar un nuevo enfoque.

Siempre tenemos que asegurarnos de que el calzado nos ayude a sentirnos seguros y nos proteja los pies. Si las medias no tienen buen agarre, te pueden salir ampollas dolorosas que, eventualmente, te impedirán hacer tu rutina de ejercicios.

Darse gustos

Desde los pantalones para ejercicio y leotardos hasta los shorts y demás, las prendas que usas de la cintura para abajo se encuentran entre las más importantes al momento de ir de compras. Todos necesitan algo diferente, ya sean leotardos que se ciñen cómodamente a las caderas o shorts con relleno extra, una vez que encuentres una prenda sólida, no dejes que se te escape. A la hora de tomar una decisión sobre renovar o no tu ropa deportiva, ten en cuenta el desgaste y cómo este impacta no solo en tu propia rutina de ejercicios sino también en las personas que te rodean.

Si en tus pantalones o zapatillas ya se ha instalado un olor permanente o están desgastados y un poco transparentes, tu vecino en la trotadora podría percibir más de lo que esperaba. Y si realmente quieres dejarlo todo en el gimnasio, no deberías preocuparte por si tu ropa deportiva revela demasiado. ¿Y si lo dudas? Compra un par nuevo...¡o tres!

Comprarte ropa deportiva nueva puede ser una buena recompensa por tu duro trabajo, ¡o simplemente una motivación para volver al gimnasio! De cualquier forma, mereces algunas prendas nuevas para hacer ejercicios; disfruta ese impulso de confianza y comodidad.

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.