¿Pizza para desayunar? Por qué podría no ser tan mala como piensas

pizza con rellenos de verdura sobre una tabla para cortar
Seguro, los cereales son convenientes y sabrosos, pero un vistazo a la lista de ingredientes te puede hacer pensar dos veces sobre tu elección. La pizza funciona como un alimento para el desayuno sorprendentemente nutritivo.

por Autumn Jones

La pizza para el desayuno no es solo una solución rápida para estudiantes universitarios. Esta cocina clásica funciona como un desayuno sorprendentemente nutritivo y puede ser una excelente comida para cargar de energías tus mañanas.

Mejor que lo que hay en el tazón

Seguro, los cereales son convenientes y sabrosos, pero un vistazo a la lista de ingredientes puede hacer pensar dos veces sobre tu elección. Seguramente, varias formas de azúcar normalmente ocupan los lugares principales en estas listas, por lo que muchos de tus cereales favoritos podrían sabotear tus metas de salud.

Según Healthline, "Comenzar el día desayunando cereales con alto contenido de azúcar aumentará los niveles de azúcar en sangre e insulina". Esto quiere decir que esa inyección de energía y sensación de saciedad no dura mucho tiempo: lo que te llevará a un deseo de comer bocadillos y más golosinas azucaradas durante el día.

Colorea fuera de las líneas del desayuno

Mientras que disfrutar de un desayuno con muchos alimentos dulces está bien de vez en cuando, consumir rosquillas o muffins es llenarse con carbohidratos refinados, azúcares y muchas calorías vacías, como explica Reader's Digest. Aunque estos son los elementos principales que normalmente se encuentran en el menú del desayuno, no son efectivos para darle a tu cuerpo el sustento que necesita para sentirse perfecto a primera hora.

Solo porque una tarta salada de pepperoni puede que no esté en tu menú habitual de tu desayuno-almuerzo no quiere decir que la pizza para el desayuno no pueda ser una opción: ¡y una opción saludable! Según el relleno, la pizza puede brindarte las porciones de verduras, carnes, lácteos y granos.

Ponte creativo

Si te gusta ir al gimnasio por la mañana, la pizza es una gran elección para comer en las horas antes de hacer ejercicio porque las opciones de relleno son interminables. Puedes usar una corteza, una salsa y un queso deliciosos como el lienzo para crear comidas ricas en nutrientes.

Siempre ten a mano verduras de hoja como rúcula, brócoli, calabacín, col y espárrago para agregar un golpe de vitaminas y minerales. O aumenta la proteína con un poco de pollo, jamón o salchichas. Para completar tus comidas, acompaña tus porciones con un vaso de agua saborizada que tiene poca azúcar, pero mucho sabor.

Mantente en equilibrio

Para mantener una dieta saludable, asegúrate de mirar el panorama completo. Las comidas como la pizza son mejores si se disfrutan con moderación, por lo que controla tus comidas semanales para ayudarte a mantener un equilibrio.

Si te das cuenta que amas la pizza para desayunar más que lo que originalmente pensaste, elije unos días del mes para disfrutar de esta opción y mantén las otras opciones el resto del tiempo. ¿Quién dijo que el desayuno no puede ser una comida especial ?