Qué buscar en las mallas para hacer ejercicio

piernas de una mujer caminando con mallas multicolores y zapatillas rosas
Las sentadillas, las zancadas y los levantamientos pondrán a prueba tus mallas. Existen unas cuantas características que debes considerar cuando sales a comprar un par nuevo.

por Mary Lambkin

Cuando se trata de tu vestuario para hacer ejercicio, ¡no hay nada como un par de mallas funcionales para hacer ejercicio!

Como un par de pantalones azules probados o la cartera perfecta, un buen par de mallas pueden durar años ser la base de un gran conjunto de ejercicio (y sesión de gimnasio). Si vas al mercado para comprarte un par de mallas nuevos, considera las siguientes características cuando estás haciendo compras.

El calce justo

Las mallas para hacer ejercicio, también denominados "calzas", son una gran alternativa cuando te preparas para ir al gimnasio. En lo que menos te tienes que preocupar cuando haces ejercicio es tu vestuario; por eso, mientras menos telas tengas en exceso, mejor. Asegúrate que las mallas te calcen ajustadas en la parte de tus caderas y opta por una cintura alta para más soporte. Evita las mallas que se arrugan en el tobillo y las rodillas, ya que es probable que estas áreas problemáticas se pongan peor con el uso continuo. Aunque algunas personas que van al gimnasio pueden preferir colores intensos y brillantes, un par de mallas negras es un buen clásico.

Prueba tus mallas en la tienda con un par de sentadillas básicas. ¿Se deslizó la cintura hacia tus caderas cuando te movías? Si fue así, te quedan grandes. ¿Sentiste que la costura que toca tu estómago te incomoda? Si fue así, te quedan muy chicas. Tampoco sería mala idea buscar mallas con cintura ajustable. ¡La comodidad debe ser tu prioridad!

Una vez que encuentres el calce perfecto, considera otras características que complementen tu estilo de vida. Por ejemplo, si te gusta ejercitar con tu teléfono cerca, busca mallas con bolsillos laterales incorporados. Si corres de noche al aire libre, busca mallas con bandas reflectivas.

La sensación justa

No todas las mallas están creadas de la misma manera, y una de las diferencias más grandes en calidad se reduce a la tela. El elastano, también conocido como Spandex o licra, es uno de los materiales más comunes usados para confeccionar mallas. El elastano es elástico y durable, dos características que definitivamente deseas en un par de mallas para ejercicios confiables.

Tal como se observó en la revista Shape, la mayoría de las compañías de ropa informal mezclan el elastano con otros materiales como poliéster, nylon e incluso plata para crear mallas que liberen rápido la humedad (también conocidos como "absorbentes de transpiración"), se muevan fácilmente con tu cuerpo y reduzcan el olor. De manera alternativa, algunas compañías evitan los materiales sintéticos y usan telas hechas de productos naturales como el algodón, la lana y el bambú. Estos materiales son muy cómodos pero las capacidades de absorción de la transpiración son limitadas.

Presta atención a los detalles del material del producto cuando vayas de compras, y anota qué telas sientes que te quedan mejor.

La funcionalidad justa

Las mallas para ejercicio adecuadas pueden ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo en el gimnasio, por lo que asegúrate de elegir las mallas apropiadas para el tipo de actividad que estás realizando. A continuación, te brindamos algunas recomendaciones para rutinas de ejercicio comunes.

Correr o ejercicios cardiovasculares: los ejercicios de alto impacto necesitan mallas duraderas que puedan tener un buen rendimiento junto a ti. Un material que absorba la transpiración es indispensable ya que estarás aumentando tu ritmo cardíaco. Las cinturas más bajas serán más cómodas ya que respirarás con fuerza. Si corres o andas en bicicleta al aire libre, es probable que quieras mallas con un bolsillo pequeño para las llaves. Cuando estás en el gimnasio, puedes usar el bolsillo para poner tu celular.

Estiramiento: sentarse, estirar e inclinarse significa implican mallas más elásticas. Las telas naturales como el algodón y el bambú pueden ser una buena opción, ya que son suaves al contacto con la piel. Evita mallas con cremallera o cordón ajustable, ya que pueden presionar en contra de tu cuerpo e incomodarte cuando te apoyas sobre tu estómago, de costado o de espalda. Busca pantalones con cintura alta para mayor comodidad durante los ejercicios que involucran mucha inclinación.

Levantamiento de pesas: Las sentadillas, las zancadas y los levantamientos pondrán a prueba tus mallas. Ya que estarás frente a un espejo durante la mayor parte de tu ejercicio, ¡no es ninguna vergüenza elegir un par de adorables pantalones extra para hacer ejercicio! Las mallas con una cintura con cordón son perfectos para los ejercicios funcionales que mezclan levantamiento de pesas y ejercicios cardiovasculares.

Mientras más cómodo te sientas en el gimnasio, mejor. Entonces, ¿por qué no invertir en un par de mallas para ejercicios? ¡Buena compra!