¿Quieres hacer mejores flexiones de brazos? Concéntrate en estos 3 ejercicios

primer plano de las manos de una persona en posición de plancha
Una flexión de brazos ejercita más músculos que los de la parte superior del cuerpo. Este movimiento completo del cuerpo es perfecto para todos los asiduos al gimnasio de todos los niveles.
Por Mary Lambkin

Las flexiones de brazos son uno de los ejercicios clásicos más probados que existen. Es difícil encontrar alguna moda o filosofía del fitness que no promueva que la gente debe hacer flexiones como parte de una rutina de entrenamiento completa.

Aunque las flexiones de brazos son un gran ejercicio para el entrenamiento de todo el cuerpo, estas pueden ser difíciles para los que recién comienzan en el gimnasio. Por suerte, existen varios ejercicios que puedes hacer para fortalecer los músculos involucrados y así mejorarás tu resistencia con el tiempo.

Por qué las flexiones de brazos son tan populares

Para hacer flexiones de brazos se necesita tener fuerza en la parte superior del cuerpo, especialmente en los hombros, el pecho y los tríceps. Pero eso no es todo. Las flexiones también trabajan la zona media, los glúteos y la espalda. La próxima vez que te ejercites trata de incorporar algunos ejercicios que trabajen los músculos que se usan en las flexiones.

Si te centras en una serie de movimientos individuales (como una combinación de ejercicios de tren superior y de tren inferior) y también en algunos ejercicios específicos para los músculos del torso irás mejorando hasta alcanzar la flexión de brazos perfecta. Piensa que estos ejercicios son una mezcla especial de ingredientes que, al combinarse, crean algo realmente poderoso.

¿Quieres desarrollar la habilidad para completar una serie de flexiones por tu cuenta? Prueba con estos tres ejercicios que te comentamos a continuación.

1. Prensa de pecho

Puedes aumentar la fuerza del pecho con un ejercicio básico de prensa de pecho. Cuando comiences, asegúrate de mantener tus manos separadas del ancho de tus hombros y baja las mancuernas hacia el pecho controladamente. Si sientes que tus brazos se tambalean, reduce el peso de las mancuernas o pídele a tu compañero o a un entrenador que te supervise.

Con el tiempo, este ejercicio te ayudará a mejorar tus flexiones de brazos y también te servirá de base para otros movimientos de entrenamiento de fuerza. Tener un pecho fuerte es beneficioso ya que te ayuda a realizar otras actividades diarias como alzar niños, mover muebles o cargar pesadas bolsas con las compras.

2. Planchas

Para hacer una flexión de brazo se necesita tener fuerza de la cabeza a los pies; lo que incluye tus abdominales, la espalda y los oblicuos, o sea, el abdomen. Puedes trabajar estos músculos de la sección media con una simple plancha. Y lo que es mejor, este sencillo ejercicio se puede modificar para adaptarse a cualquier nivel de exigencia.

Para comenzar, prueba apoyando las rodillas para reducir la intensidad; si quieres hacerla un poquito más difícil puedes levantar un brazo (o una pierna) mientras mantienes tus rodillas sin tocar el suelo. Si puedes sostener la plancha durante un minuto es genial. Si solo puedes aguantar cinco segundos, ¡también es genial! De cualquier manera estarás desarrollando los músculos y trabajando para conseguir mejorar las flexiones de brazos.

3. Fondos de tríceps

Los tríceps suelen ser un punto débil para muchos, especialmente para los que recién comienzan en el gimnasio y no han hecho ejercicios para los tríceps anteriormente. Puedes trabajar este pequeño, aunque importante, grupo de músculos haciendo una serie de fondos de tríceps en una superficie elevada, como puede ser un banco resistente.

Mientras te sostienes apoyando tus manos en el banco detrás, baja lentamente la espalda hacia el suelo. Para hacerlo más fácil, puedes apoyar tus pies más cerca de tu cuerpo. O si quieres agregarle dificultad, prueba estirar completamente las piernas. Te sorprenderás al ver cuánto te puede ayudar este simple ejercicio para mejorar tu resistencia en las flexiones; incluso con el tiempo mejorarás tu desempeño en el gimnasio.

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.