¿Sientes dolor por ejercitarte? Prueba estos 6 remedios

piernas de mujer con calzas para correr, manos agarrando los tendones
Si sientes dolor por ejercitarte, no estás solo.

Por Steven Auger

Has comenzado a ir al gimnasio y, hasta ahora, realmente venís disfrutando. Te gusta cómo alivia el estrés después de un día largo. Te gusta sudar la camiseta a medida que aumentas la distancia en la trotadora. Te gustan los cambios positivos de tu cuerpo que se reflejan en el espejo. Principalmente, te gusta cómo te hace sentir cuando terminas. Pero ¿qué no te gusta tanto? Los músculos adoloridos. Si sientes dolor por ejercitarte, no estás solo.

Entonces, ¿por qué te duelen los músculos por ejercitarte y qué puedes hacer para ayudar? La Escuela Estadounidense de Medicina Deportiva (ACSM) explica que la teoría común sobre por qué los músculos duelen es debido a microscópicos desgarros en las fibras musculares durante un ejercicio particular. Los músculos también pueden experimentar un fenómeno llamado molestia muscular con inicio tardío (DOMS). Normalmente se desarrolla entre 12 y 24 horas después de ejercitarse y llega a su pico en 24 a 72 horas, señala la ACSM. El DOMS se da con actividades como entrenamiento de fuerza, correr, saltar y ejercicios aeróbicos de escalón.

Por fortuna, hay muchas maneras de aliviar el dolor. Estos son seis remedios que debes probar.

1. Pasarse un rodillo de espuma

De acuerdo con Bodybuilding.com, usar un rodillo de espuma sobre los músculos que sufren DOMS puede ser útil. Para obtener los mejores resultados, recuerda respirar, pasar más tiempo en áreas tensas y pasarlo lentamente en partes blandas. Pasarse un rodillo de espuma puede ocasionalmente ser un poco incómodo, pero ayuda.

2. Masajes

Podrías querer pensar en recibir masajes frecuentes si levantas pesas de manera regular. Los masajes en los tejidos profundos aumentan el flujo de sangre a los músculos y ayudan a eliminar toxinas, señalaMen's Fitness.

Si no cuentas con presupuesto para realizar visitas regulares a un masajista certificado, toma un masajeador manual y hazlo por tu propia cuenta. En los clubes de Planet Fitness, los socios Black Card pueden disfrutar de uso ilimitado de sillas de masajes (así como hidromasajes ilimitados, en locales participantes). ¿Qué mejor manera de terminar un ejercicio?

3. Comer

Si estás ejercitándote de forma regular, alimentar el cuerpo de manera adecuada es una necesidad. Esto incluye volver a alimentarse después de que hayas agotado tus reservas de energía. Si experimentar inflamación después de un ejercicio, el jugo de cerezas ácidas puede ayudar a reducir los efectos (gracias a la antiocianina antioxidante). Los alimentos que alto contenido proteico también pueden reducir la inflamación. De acuerdo con Fitness magazine, el jugo de jengibre y sandía puede aliviar el dolor muscular.

4. Dormir

La producción de químicos que desarrollan los músculos del cuerpo aumenta cuando duermes, explica Men's Fitness. Así que, no solo estás descansando y recuperándote con un poco de buen sueño, también estás cosechando el fruto de tu trabajo en el departamento de los músculos. Bodybuilding.com también recomienda eliminar las pantallas una hora antes de dormir y trabajar en una respiración más lenta y profunda para mejorar tu sueño.

5. Ponte en movimiento

Aunque tus músculos necesiten descansar de ejercicios agotadores, eso no significa que no puedas levantarte del sillón. Como lo señala Fitness Magazine, estar activo 24 horas después de ejercitarte puede ayudarte a mantener la circulación adecuada y el movimiento de fluidos por todo el cuerpo. No hace falta hacer algo con elevada intensidad. Tal vez una caminata enérgica en la trotadora o 20 minutos en la elíptica.

6. Hielo

Te puedes sentir tentado a meterte a la bañera y tomar un baño caliente y relajante. En lugar de eso, Men's Fitness recomienda ponerse hielo. Coloca un poco de hielo molido en una bolsa resistente al agua y envuélvela en una toalla. Usa la funda de toalla para aliviar los músculos que pidan alivio a gritos. El hielo puede prevenir mayor daño en los músculos y, al mismo tiempo, acelera el proceso de curación.

Así que, sí, el dolor muscular puede ser una molestia, pero el malestar también es signo de que los ejercicios son productivos. Aquí aplica el dicho, "todo debe tomarse de manera moderada". Si el dolor comienza a interferir con tu vida diaria, es posible que estés llevando las cosas demasiado lejos. Ten en cuenta, el dolor no tiende a disminuir a medida que te vuelves más consistente con tu régimen de ejercicios.

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.