¿Te preguntas como correr al aire libre? ¡Comienza lentamente!

vista trasera de una mujer corriendo
La primavera ha llegado, y no hay mejor momento para aprender a correr al aire libre.

por Lindsay Tigar

El sol está afuera y es hora de salir; el invierno está desapareciendo y las temperaturas están subiendo, así que no hay mejor momento para considerar cambiar tu enfoque de ejercicio y comenzar a correr al aire libre. Sentirás el aire fresco de la primavera en tus pulmones y en la cara a medida que te adentres en el paisaje y avances en tu entrenamiento del día. Las sesiones de ejercicios al aire libre pueden ser estimulantes y gratificantes, y tu cuerpo apreciará cualquier planificación que puedas realizar antes de comenzar a correr. Echa un vistazo a estos consejos sobre cómo correr al aire libre para asegurarte de mantenerte saludable y disfrutar del clima.

Primero, consigue zapatillas

¿Has estado acumulando millas en la trotadora desde la primera helada en noviembre? Si es así, seguramente descubras que correr al aire libre puede presentar diferentes obstáculos para tu calzado. Desde pavimentos irregulares hasta terrenos variados que te llevan por colinas, debes asegurarte de que los pies tengan el apoyo que necesitan para enfrentar los desafíos de correr en la naturaleza.

La mayoría de los expertos recomiendan ir a una tienda de atletismo donde un profesional puede ver cómo caminas y hacer una recomendación basada en cómo caen los talones y dedos de los pies en cada paso.

Segundo, sé inteligente con la seguridad

Para algunos corredores, parte de la belleza de las caminatas al aire libre es estar solos con la música, un podcast o los sonidos de la naturaleza. Esta puede ser una manera efectiva de despejarte y energizar tu espíritu, pero es importante poner la seguridad primero cuando estás solo en el sendero, incluso si ese sendero es la calle de una ciudad.

También es importante que lleves tu teléfono o un silbato y elijas la ruta con cuidado, optando por lugares bien iluminados en lugar de áreas menos visibles. En caso de duda, pídele a un amigo que te controle a través del teléfono celular en un momento determinado para asegurarte de llegar a casa sano y salvo.

Tercero, usa capas de ropa

Si bien en primavera puede haber mucho menos escarcha y (con suerte) muy poca nieve, puede que no haya un sol abrasador todo el tiempo. Durante las mañanas, el aire puede estar frío, y el viento o la lluvia pueden aumentar a medida que avanza el día. Parte de aprender a correr al aire libre es saber qué ponerse para salir por la puerta, y usar capas de ropa es una buena opción.

Busca opciones que absorban la humedad y que sean ligeras, transpirables y fáciles de usar debajo de una chaqueta con cremallera. Puede ser inteligente usar capris o leggings en lugar de pantalones cortos, ya que podrías sentir demasiado el viento si no estás acostumbrado al frío. A medida que el calor de tu cuerpo aumenta con cada milla que pasa, puedes quitarte la capa superior para evitar el sobrecalentamiento.

Por último, realiza entrenamiento cruzado

Una de las principales causas de lesiones por correr es hacerlo en exceso. Puedes contrarrestar esto entrenando otros grupos musculares mientras te preparas para tu carrera de 10 km, media maratón o para correr en tus tiempos libres en primavera.

El entrenamiento cruzado en el gimnasio puede ser una excelente manera de mejorar tu fuerza, acortar tu ritmo por milla y aumentar tu resistencia. Algunos días de la semana, descansa las piernas y levanta pesas o completa un circuito en el piso. El entrenamiento con pesas puede representar una diferencia sustancial la próxima vez que salgas a correr en el parque. Con el tiempo, incluso podrías descubrir que esas colinas difíciles no son tan intimidantes como parecían inicialmente.

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.