¿Temes ir al gimnasio? Cómo superar 3 de los miedos más comunes.

dos mujeres celebrando una victoria en el gimnasio
Si sientes un poco de temor de ir al gimnasio, estos son tres de los miedos más comunes (y consejos para superarlos). ¡Algunas veces es útil saber que no estás solo!

por Steven Auger

Las personas de todas las edades que van al gimnasio tienden a tener una meta en común: les interesa tomar el control de su salud e intentar mejorar su estado físico. ¿Necesitas una prueba? En los gimnasios abundan las historias de logros positivas e inspiradoras.

Aun así, algunas personas todavía sienten angustia respecto de inscribirse en una membresía de gimnasio. Es totalmente comprensible; ¡el temor a lo desconocido es real! Algunas veces es útil saber que no estás solo. Si temes ir al gimnasio, estos son tres de los miedos más comunes (y consejos para superarlos).

1. Temor a las críticas

Es posible que alguien que es nuevo en el gimnasio sienta que lo están mirando o criticando mientras hacen ejercicio en el gimnasio. ¡Si ese eres tú, no estás solo! Pero ten la seguridad, la intimidación en el gimnasio no es un factor de todos los gimnasios. De hecho, por si no lo sabes, Planet Fitness es la Judgement Free Zone®. Es así; ¡no se permiten las críticas ni la intimidación en el gimnasio!

Si todavía sientes un poco de nervios durante los ejercicios, hay maneras de enfrentar el miedo a ser criticado. La clave es encontrar rápido tu zona de confort. Asegúrate de usar ropa cómoda para hacer ejercicio; no debería sentirse muy ajustada ni muy holgada. Luego de llegar al gimnasio, plantéate trabajar con un entrenador para conocer los equipos y consolidar una rutina personalizada para ti. Una vez que te sientas cómodo haciendo ejercicio por tu cuenta, es posible que incluso encuentres a un compañero de ejercicio.

También, intenta ir al gimnasio en horarios que no sean pico. Mientras menos personas haya en el gimnasio, menos tiempo te llevará acomodarte a tu entorno. Recuerda, todos tienen un primer día en el gimnasio ¡así que reduce un poco tu inactividad!

2. Miedo de elegir el gimnasio incorrecto

Tus intenciones son buenas pero ¿qué pasa si te inscribes en el gimnasio incorrecto? No todos los gimnasios son iguales. Algunos gimnasios satisfacen a levantadores de pesas duros mientras que otros se especializan en hacer sentir bienvenidos y respaldados a los principiantes.

Por esta razón, asegúrate de elegir un gimnasio según los factores que sean importantes para ti. Tal vez hagas ejercicio fuera de hora, así que necesitas un gimnasio que abra temprano o tarde. O, tal vez, quieres diferentes opciones de entrenamiento dependiendo de cuáles sean tus metas de ejercicio.

Y, al igual que con los bienes raíces, ¡piensa en la ubicación! La dirección del gimnasio es importante. Debes tener esto en cuenta si piensas en hacer varias visitas a la semana. Tener la flexibilidad y la posibilidad de acceder a diferentes locales es útil; especialmente si viajas mucho por trabajo.

3. Miedo de no saber por dónde empezar

La mayoría de los principiantes normalmente no entran al gimnasio y saben exactamente qué ejercicios realizar. Es normal sentirse un poco fuera de lugar al comenzar. Para aumentar tu confianza, consulta con un entrenador físico certificado y hazle todas las preguntas que tengas. Pueden enseñarte a realizar ciertos ejercicios, aconsejarte sobre cuánto descansar entre series y con qué frecuencia hacer ejercicio.

Cuando hayas terminado tu rutina, el entrenador puede enseñarte algunos buenos estiramientos, que son una parte importante de tu ejercicio. Si bien muchos no pueden costear la atención personalizada de un profesional en ejercicio físico, Planet Fitness ofrece entrenamiento físico gratuito a través de [email protected]; ¡el costo está incluido en el precio de la membresía!

Conocer los aspectos básicos de diferentes máquinas te ayudará a desarrollar ese nivel cómodo necesario para entrar en el ritmo de hacer ejercicios. Y participar de sesiones de entrenamiento en grupos pequeños es una buena forma de planificar rutinas que pueden acercarte a tus metas de ejercicio.

Vencer estos miedos comunes será la prueba de que no tiene sentido temer ir al gimnasio. Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.