Técnicas facilísimas de relajación

mujer respirando haciendo yoga

Andar con estrés y en ajetreo puede llegar a sentirse como algo que ya es normal. Sin embargo, el hecho de permanecer de esa manera te puede acarrear toda una ola de problemas, como dormir mal, aumentar de peso, tener poca motivación, sentir ansiedad y alimentarte mal. Las buenas noticias son que te puedes quitar el estrés en cualquier momento y solo toma unos minutos. Las siguientes son algunas sencillas técnicas de relajación que puedes intentar.

Respirar profundamente

El respirar profundamente de forma deliberada te ayuda más que solo estimular los pulmones, ya que desencadena varios mecanismos de relajación del cuerpo. Investigadores han sugerido que la respiración profunda tienen un efecto analgésico, lo cual significa que alivia el dolor. Así que la próxima vez que sientas agobio, trata de contar las inhalaciones y exhalaciones. Luego trata de que las exhalaciones sean más largas que las inhalaciones. Eso también sirve para que el cerebro se despeje un poco.

Un lugar feliz

Suena como un cliché, pero el hecho de “ir a un lugar feliz” en realidad funciona. Se ha observado en algunos estudios que el hecho de visualizar un paisaje tranquilo y hermoso es una de las mejores técnicas de relajación. Entonces, cuando te lo imaginas, como que la mente activa ese mecanismo que te ayuda a quitarte el estrés. Puedes escoger un lugar al que ya hayas ido o uno al que desees ir. ¿Imaginas una casa en la playa a la mitad del invierno? ¡Puedes ir allá en cualquier momento! Algunos expertos sugieren que es mejor imaginarse la misma imagen en lugar de variarla demasiado. Eso te ayuda a relajarte más rápido, ya que puedes llegar a un punto en el cual con tan solo pensar en la imagen te tranquilizas.

Escaneo corporal

Trata de relajar el dedo gordo del pie izquierdo. No es fácil, ¿verdad? Sin embargo, el hecho de hacer un esfuerzo deliberado es todo lo que cuenta. En términos de técnicas de relajación, estas toman un poco más de tiempo porque es mejor hacerlas lentamente, pero funcionan a las mil maravillas. Solo trata de “sentir” cada parte del cuerpo e indícale con la mente que se relaje. Pie: aflójate. Pantorrilla: suéltate. Entonces para cuando llegues a la cabeza ya debes estar sin estrés.

Oler las flores

Así como te ayuda imaginar un hermoso paisaje, también puedes usar el sentido del olfato como técnica de relajación. La aromaterapia se basa en el uso de ciertos olores para desencadenar reacciones. Diversos estudios han demostrado que los olores provocan cambios instantáneos en el sistema nervioso, lo cual aumenta la energía o la reduce a un nivel de tranquilidad. Entre los aromas que pueden dar resultados para la relajación están la lavanda, la salvia, la bergamota y el jazmín. Sin embargo, no es necesario tener una variedad de aceites esenciales para obtener esos resultados. A veces, con solo oler algunas flores o ropa recién lavada puedes tener un momento de felicidad. Averigua qué olores te funcionan y mantenlos a la mano.  

Beneficios extraordinarios

Si practicas más técnicas de relajación durante el día, recibirás muchos beneficios. No solamente mejoran la calidad del sueño, sino que algunos expertos sugieren que brindan un mejor estado de ánimo, reducen la tensión muscular, mejoran la digestión y hasta te ayudan a manejar los problemas con más confianza.