Ropa de ejercicio de mujer: Consejos para buscar ropa de deporte

chica en una tienda comparando camisetas

Las mujeres todo el tiempo lidian con el dilema de qué ropa ponerse y no estamos hablando solamente de ropa para el trabajo o de ropa de noche.  No importa si eres nueva en esto de ir al gimnasio o una experta en la materia, el buscar ropa de ejercicio puede llegar a ser abrumador.

Si entras en una tienda de deportes, se te abre un mundo interminable de prendas de licra para un fin y de prendas de rendimiento para otro. No te preocupes: ¡no hay problema! Las siguientes son algunas preguntas que puedes hacer al escoger ropa de ejercicio que te dé resultados.

¿Puedes moverte bien con la ropa puesta?

Hay ropa cómoda que es perfecta para el gimnasio. Unos pantalones para yoga, una camiseta y vámonos. ¿No tiene agujeros ni manchas que se noten? ¡Perfecto! Sin embargo, puede que otras prendas no sean tan adecuadas para el gimnasio. Al escoger la ropa, trata de hacer movimientos que harías al hacer ejercicio. Por ejemplo, haz movimientos de correr como si estuvieras en una trotadora. Si esos pantalones para yoga o esos leotardos comienzan a deslizarse de la cintura a la cadera hasta… bueno, más abajo… más vale que solo te los pongas para descansar en el sofá. En cuanto a las camisetas, asegúrate de que no se hagan bola en las axilas al mover los brazos, o aún peor, que no te rocen la piel.

¿Tienes el soporte adecuado?

Chicas, hablemos del sostén para hacer ejercicio. Cuando se trata de ropa de ejercicio de mujer, aquí la cosa se complica. Parece haber millones de opcionoes, desde el clásico sostén negro para deporte, hasta aquel que tiene varios tirantes. El mejor punto de partida es pensar primero en la actividad que realices y luego ir descartando opciones. Por ejemplo, si levantas pesas en lugar de hacer ejercicios cardiovasculares, entonces no necesitas tanto soporte. Además, fíjate en cuánto te cuesta quitarte el sostén. En serio. Si te cuesta quitártelo, imagínate lo que será cuando estés toda sudada y batallando por quitarte esa prenda. Si es toda una hazaña quitarte el sostén para ejercicio, entonces descártalo.   

¿Te dan ganas de hacer ejercicio con tan solo ver esa ropa?

He aquí una prueba: Si pones la ropa de ejercicio sobre la cama, ¿sientes un estímulo sicológico para ir al gimnasio? La ropa puede ser un medio que te motive a hacer ejercicio. Es por eso que hay mucha ropa con frases pegajosas, como: “Hoy con dolor, mañana con fuerza”, “Mantén la calma y haz ejercicio” y, nuestra favorita, “Después de aquí vamos a los tacos”. Considera la idea de conseguir ropa que te motive incluso antes de ir al gimnasio.

Ya sea que te prepares para comprar un nuevo guardarropa o quieras hacer más agradable tu rutina de ejercicio con ropa en la que puedas confiar, el principal factor a tener en cuenta es la comodidad. Inclínate por lo sencillo, asegúrate de que te quede bien y, sobre todo, ponte algo que te haga sentir bien, ¡por dentro y por fuera!