Che’ Haughton, 39, de McDonough perdió 150 libras

Che' Haughton antes y después de perder 150 libras
HISTORIA DE ÉXITO /Che’ Haughton, 39: de 325 libras a 175 libras

Che’ Haughton, 39, de McDonough perdió 150 libras

Por Michelle C. Brooks

17 de septiembre de 2019

 

 

HISTORIA DE ÉXITO /Che’ Haughton, 39: de 325 libras a 175 libras

Peso anterior: 325 libras

Peso actual: 175 libras

Libras bajadas: 150 libras

Altura: 5 pies 4 pulgadas

Edad: 39 años

Cuánto tiempo le llevó bajar de peso: comenzó en 2014 y alcanzó su peso actual en 2018.

Vida personal: “Soy soltera y tengo una hija de 9 años, Aubrienne”, dijo Haughton. “Tengo un DBA, un doctorado en administración de empresas, y trabajo en el área de gestión bancaria”. Vive en McDonough y tiene un canal de YouTube, @CheInspires. También tiene un sitio web: www.cheinspires.com.

Punto de inflexión: “Aproximadamente cinco años atrás, me comprometí con mi recorrido hacia la pérdida de peso: mi hija fue la inspiración. … El punto de inflexión ocurrió cuando mi hija quería comer todo lo que yo comía”, dijo Haughton. “Supe que tenía que cambiar o ella crecería con hábitos poco saludables por mi culpa. Como había tenido sobrepeso toda mi vida, no quería que ella experimentara el acoso y demás por tener sobrepeso: yo tenía que cambiar”.

Plan de dieta: la dieta Keto funcionó hasta que no quiso comer más carne. El desayuno es avena, el almuerzo es ensalada de col rizada y la cena es salmón con coliflor, arroz y brócoli.

Rutina de ejercicio: “Durante este recorrido, me convertí en una gran entusiasta del gimnasio”, dijo Haughton. “… Planet Fitness abrió una sucursal en mi área local hace casi dos años y me brindó una forma de disfrutar el gimnasio a un precio accesible. … Al principio, comencé despacio, caminaba 15 minutos por día, y fui aumentando el tiempo gradualmente. Ahora, hago ejercicio de tres a cinco veces días a la semana”.

Mayor desafío: “el desafío más grande fue cambiar mi mente”, dijo Haughton. “La comida era mi soporte. La comida reemplazó mi padre ausente, mi relación fallida: todo. Siempre estaba allí y era abundante, por lo que tuve que ocuparme de entender por qué elegía refugiarme en la comida en lugar de enfrentar la raíz del problema. ... Mi mente ha cambiado y no veo a la comida del mismo modo”.

Cómo cambió la vida: “el miedo es caro. Siempre había tenido miedo de perder peso. Tuve sobrepeso toda mi vida. No conocía otro tipo de vida”, dijo Haughton. “Sin embargo, el miedo me costó tantas cosas, por lo que decidí simplemente comprometerme conmigo misma y llenarme de Dios. ... Estoy viviendo una vida que nunca viví antes. Soy un nuevo ser. Puedo hacer muchas cosas que nunca había imaginado hacer como senderismo en Stone Mountain varias veces o andar en montaña rusa, donde antes no cabía. La gente de mi pasado no me reconoce porque no solo mi cuerpo es diferente, sino que todo mi ser ahora es diferente. Hablo de forma diferente, y me comporto de forma diferente. ... Doy charlas para compartir mi aliento con otros. Inspiro a miles diariamente en mis redes sociales. Le puedo seguir el ritmo a mi joven hija. Simplemente estoy viviendo una vida que nunca imaginé”.

##