10 beneficios físicos y mentales del ejercicio para adolescentes

cuatro atletas corriendo en una pista
Ir al gimnasio es una excelente manera de reunirte con amigos y alcanzar tus metas. Estos son 10 beneficios diferentes que puedes aprovechar al ejercitarte durante tus años de escuela secundaria.

Por Mary Lambkin

Al ser un estudiante de secundaria ocupado, ¡tienes que hacer malabarismos con las exigencias de tu familia, tus maestros, entrenadores y amigos! Esto puede dejarte poco tiempo para que te centres en tu propia salud, pero si piensas que no tienes el tiempo o la energía para ir al gimnasio, ¡piénsalo nuevamente!

Especialmente a esta edad, los beneficios físicos y mentales del ejercicio pueden ayudarte a establecer hábitos saludables y encontrar el éxito en múltiples áreas de la vida. Incluso si nunca has hecho ejercicio, después de algunas visitas al gimnasio, probablemente te darás cuenta de lo increíble que puede ser hacer ejercicio. Sigue leyendo para conocer 10 beneficios de los que puedes disfrutar al hacer ejercicio durante tus años de escuela secundaria.

1. Menos estrés

Hacer ejercicio con regularidad puede ofrecer una serie de beneficios, por ejemplo, reducir el estrés y la ansiedad. Si te sientes aturdido por el drama de tus amigos, plazos de entrega de tareas difíciles o una discusión familiar, prueba salir a caminar 30 minutos o ir al gimnasio para hacer un entrenamiento rápido. Te sorprenderás de cómo el ejercicio, aún si es de tan solo 10 minutos o menos, puede despejar la cabeza y aliviar el estrés.

2. Piel más sana

Puedes mantener ese brillo juvenil mucho más allá de tus años de adolescencia haciendo ejercicio con regularidad. De hecho, el ejercicio de rutina podría ayudar a retrasar los signos del envejecimiento en los próximos años. Combina tu entrenamiento con una dieta saludable para reducir el acné y mantenerte fresco para tu foto de anuario.

3. Más horas de sueño

¿Estás luchando contra el insomnio o te quedas hasta tarde viendo tu programa favorito? Comienza a hacer ejercicio con regularidad y es posible que entres en una rutina de sueño más saludable. El ejercicio puede ayudarte a dormir más profundamente, y a dormir más tiempo, lo que en última instancia, te proporcionará algunos resultados bien descansados.

4. Menos negatividad

Si te acercas a tu entrenamiento con una mentalidad positiva, tu actitud optimista podría crecer de manera exponencial después. Liberar el estrés, aislarte de todo y concentrarte en tu propia salud durante un entrenamiento pueden ayudarte a abordar cualquier situación de la vida con más positividad y confianza.

¿Te preocupa no aprobar el examen parcial? ¿Te obsesiona un o una ex? ¡Visita el gimnasio para una sesión de ejercicios (al ritmo de tu lista de reproducción favorita) y observa cómo tu perspectiva puede cambiar después!

5. Aumento de los niveles de energía

Posiblemente pienses que un entrenamiento duro te dejaría agotado por el resto del día, pero de hecho, a menudo ocurre lo contrario. ¡El ejercicio puede proporcionarte un aumento grande de energía! La próxima vez que te sientas cansado, trata de combatir la fatiga y el aturdimiento con una caminata rápida, una sesión de estiramiento o un entrenamiento con peso corporal.

6. Excelencia académica

El ejercicio a menudo se asocia con un mejor rendimiento académico. ¡Imagina los pasos en la trotadora que llevan a calificaciones más altas en tu próximo boletín de calificaciones! Con el tiempo, podrás mejorar la salud del cerebro, la confianza y tu capacidad para concentrarte en clase haciendo ejercicio con regularidad.

7. Más impulso

Ya sea que estés buscando ponerte en forma para una temporada de deportes en la escuela o verte bien para el baile de graduación, hacer ejercicio puede ayudarte en tu misión. Una rutina de ejercicios sólida puede acercarte a tus objetivos físicos, y los beneficios mentales de hacer ejercicio pueden ayudarte a ganar impulso hacia objetivos emocionales, académicos y personales también.

8. Nuevos amigos

Hacer ejercicio es una gran manera de hacer amigos. Encuentra el compañero de entrenamiento perfecto y comienza a hacer ejercicio como si fuese un evento tanto físico como social.Encontrar amigos con los que puedas hacer ejercicio puede ayudarte a ser responsable, superar tus límites y disfrutar más de tu entrenamiento.

9. Imagen propia más fuerte

Hacer ejercicio con regularidad puede ayudarte a aumentar tu autoestima y darte la confianza que necesitas para lograr que tu próxima presentación en clase sea un éxito o para pedirle una cita a la persona que te gusta. ¡Descubre un nuevo nivel de confianza mediante nuevos entrenamientos y desafiándote en el gimnasio!

10. Acceso a un estilo de vida más saludable

Solo vives una vez, entonces, ¿por qué no haces que esta vida sea la mejor? ¡Los innegables beneficios físicos y mentales del ejercicio pueden prepararte para un futuro de éxitos! Establece hábitos saludables mientras eres joven y aborda las próximas decisiones de la vida relacionadas con la universidad, el trabajo y las relaciones con una mente y un cuerpo saludables. Incluso si eres nuevo en esto de hacer ejercicio, ¡no hay mejor momento para comenzar que durante tus años de adolescencia!

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.