Por qué tu plan de ejercicio para perder peso debe incluir dormir

mujer durmiendo

Un plan de ejercicio para perder peso, o cualquier meta que quieras lograr, tiene muchos aspectos. Claro que está la parte del ejercicio, pero sabes que -ERR:REF-NOT-FOUND-comer sanamente es muy importante. Ahora, ¿estás durmiendo lo suficiente? Pues resulta que dormir es una parte importante para estar en forma, sobre todo si lo que deseas es perder peso.  

Mientras te relajas y duermes, el cuerpo reduce los niveles de cortisol. ¿Y eso que tiene que ver? El cortisol es la hormona que te hace sentir con estrés y es la responsable de producir la grasa del estómago y del aumento de peso en general. El estrés también contribuye a que sea más difícil lograr las metas de alimentación y tener la voluntad de ir al gimnasio. Mejora tu plan de ejercicio para perder peso con estas tácticas para dormir bien.

Despiértate y vete a la cama a la misma hora, incluso los fines de semana.

Si bien dormir es una cosa fabulosa, muchos expertos en la materia del sueño aconsejan no exagerar. No se puede “recuperar” el sueño perdido durante la semana si duermes hasta mediodía los sábados y domingos. Más bien, el no tener un horario constante hace que cueste más quedarse dormido y dormir bien.

Vete a dormir temprano.

Lo sabemos muy bien: esos programas de comedia que pasan por la noche son muy populares. Sin embargo, es mejor grabarlos en DVR o verlos en línea al día siguiente. Estudios sobre el sueño sugieren que irse a dormir temprano, antes de las 10 de la noche, puede ayudar a establecer una rutina de sueño saludable.

Deja el teléfono en paz. Por lo menos antes de dormir.

Los dispositivos electrónicos emiten algo que se llama luz azul, que es la que hace que tu teléfono inteligente o tu iPad “brille”. Hay estudios que sugieren que esa luz afecta de forma negativa la melatonina, que es la hormona que te pone a dormir. Si eso sucede, cuesta más trabajo dormirse cuando finalmente decides dejar en paz el teléfono. Si realmente tienes que usarlo, baja la intensidad del brillo o utiliza un programa que filtre la luz azul. No obstante, la mejor estrategia consiste en relajarse a la hora de irse a la cama con un buen libro.

Crea un ritual para la hora de dormir.

A veces, la rutina es algo hermoso. Si tienes una rutina constante al prepararte para la cama, eso desencadena mecanismos que indican a la mente que es hora de planchar oreja. Así resulta más fácil quedarse dormido y dormir hasta la mañana. Más o menos una hora o media hora antes de irte a la cama, baja las luces y bájale al termostato (la mayoría de la gente duerme mejor si el dormitorio está fresco). Si te rondan muchas cosas por la mente, trata de determinar tres cosas que te hicieron sentir agradecimiento durante el día, o bien, elabora una lista de cosas que tengas que hacer al día siguiente para que así no tengas una maraña de asuntos en la mente a la hora de querer dormir.

Duerme bien

Al elaborar un plan de ejercicio para perder peso o para lograr otras metas, el dormir bien es algo esencial, no un lujo. Si te relajas y duermes, te suceden muchas cosas buenas. Sientes renovación, tus niveles de energía son constantes y tiendes a hacer buenas elecciones con los alimentos y el ejercicio. Así que en lugar de ponerte a ver Netflix, mejor ponte a soñar.