5 beneficios sociales del ejercicio que podrían sorprenderte

tres personas charlando en Planet Fitness
Mientras que los amigos pueden ayudarte a hacer ejercicio, el ejercicio también puede ayudarte a hacer amigos.
por Lindsay Tigar

Tú sabes cuán motivante puede ser cuando te reúnes con tu compañero de ejercicio para una sesión de ejercicios. Sin embargo, mientras que tus amigos pueden ayudarte a que te decidas a ir al gimnasio, el gimnasio puede ayudarte a hacer amigos . Esto se debe no solo a esas endorfinas que el ejercicio libera y producen bienestar, sino también a las distintas maneras en que expande tu red y mejora tu humor.

A continuación, se detallan cinco beneficios sociales sorprendentes del ejercicio que debes conocer.

1. Te hace más confiable

No se trata de que quieras abandonar a tus amigos a último momento, pero si no le brindas una atención primordial a tu sistema inmune, es muy probable que te resfríes. Y si no eres activo, es posible que no tengas la energía necesaria para esos planes de cenas a los cuales te comprometiste.

Según una investigación publicada en Europe's Journal of Psychology (EJoP), cuando te apegas a un cronograma de entrenamiento físico, eres más propenso a volverte más comprometido con los planes fuera del gimnasio. Debido a que tus amigos podrán confiar en ti, tus amistadas, y por ende, tu vida social, mejorarán.

2. Te ayuda a encontrar personas como tú

Todos buscamos encontrar nuestro grupo; personas con las que podamos contar incondicionalmente en las buenas y en las malas. Como otro de los beneficios sociales del ejercicio, ejercitarse con regularidad puede ayudarte a encontrar personas con quienes realmente quieras pasar tiempo. Es probable que conozcas personas en el gimnasio que amen ejercitarse y estén comprometidas con un estilo de vida saludable al igual que tú.

Conocer individuos con intereses similares te brinda la oportunidad de construir un nuevo y acogedor círculo de amigos. Otra manera extraordinaria de interactuar con compañeros de gimnasio afines es a través de una aplicación social como Planeta de triunfos, que puede ser una fuente de inspiración y apoyo infinitos.

3. Mejora tu memoria

El entrenamiento físico no solo es beneficioso para tus brazos, piernas y abdomen; ¡en verdad hace maravillas con tu salud cerebral, también! De hecho, un estudio publicado en el diario Comprehensive Physiology descubrió que el ejercicio puede mejorar la funcionalidad de tu celebro, ayudándolo a retener más recuerdos y a mejorar tus habilidades cognitivas.

¿Alguna vez has decepcionado a un amigo porque te olvidaste de su fecha de cumpleaños? ¿Olvidas nombres minutos después de que una persona se presenta contigo? Si bien nos ocurre a la mayoría (y definitivamente no estás solo), el ejercicio puede ayudarte a agudizar tu memoria para que puedas estar al pendiente de estas pequeñas gracias sociales.

4. Te convierte en un amigo más feliz

Cuando te sientes mal, no hay nada mejor que tener buenos amigos que te animen. Pero las amistades no solo se ayudan unos con otros en momentos difíciles. También se construyen sobre risas y experiencias divertidas compartidas.

Como demostró el estudio del EJoP, hacer ejercicio libera endorfinas, que se ha demostrado hacen que las personas sean más felices. ¡No solo es un beneficio para tu personalidad en general, sino que es un beneficio social del ejercicio que se revela a través de las conversaciones que tienes, las conexiones que haces, y las amistades que construyes!

5. Puede ayudarte a adaptarte a nuevos entornos

¿Acabas de mudarte a una nueva ciudad o pueblo? Al empezar desde cero, hacer nuevos amigos puede resultar un poco intimidante. Es por eso que muchos profesionales médicos sugieren el entrenamiento físico como una forma de romper el hielo. Ejercitarse, no solo crea una manera fácil de entablar una conversación con otros, sino que el gimnasio es también un lugar recomendado para interacciones sociales saludables. Ver personas alcanzando sus metas puede permitirte conectarte con ellas a un nivel completamente diferente.

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.