Cómo los días de descanso después del ejercicio beneficiarán tu rutina

Mujer sonriente descansando en la cama
Un poco más de descanso puede ser todo lo que necesitas.

Por Mary Lambkin

Mientras piensas sobre tu rutina de gimnasio ideal, esta es una parte importante que podría sorprenderte: el descanso. Es así; cuando se trata de hacer ejercicio, un poco de descanso y relajación puede ayudar mucho. Si bien lleva tiempo y paciencia comenzar a ver los resultados del tiempo bien aprovechado en el gimnasio, una vez que se ven, es natural querer seguir avanzando para conseguir más resultados. No obstante, como cualquier persona que va al gimnasio hace mucho tiempo te diría, tomarte un día libre es realmente lo que necesitas. Los días de descanso después del ejercicio ayudan a tu cuerpo a recuperarse para que pueda volver al gimnasio más fuerte.

¿Qué es un día de descanso?

Si bien los días de descanso después del ejercicio algunas veces puede involucrar recuperar horas de sueño, también pueden significar que hagas tu vida diaria como siempre. De hecho, el descanso activo es lo mejor para tu cuerpo. Si tienes el día libre, podrías querer ir a caminar con un amigo, hacer algo de jardinería o pasar tiempo de pie preparando una comida en la cocina. ¿Cuál es uno de mis ejercicios favoritos de recuperación activa? Ir a Costco. Empujar un carro de gran tamaño, mas cargar y descargar el auto mientras haces malabares con el bebé, ¡cuenta como un pequeño ejercicio para mí! De acuerdo con la Academia Estadounidense de Medicina Deportiva, un poco de actividad suave no afectará la capacidad de tu cuerpo para recuperarse.

¿Por qué son importantes los días de descanso?

El cuerpo necesita descansar tanto como necesitar hacer actividades y, si no te das tiempo para recuperarte después de una serie de ejercicios, tienes riesgo de sentir dolor muscular, lesiones, depresión, fatiga y poco sueño, de acuerdo con la Escuela Estadounidense de Medicina Deportiva (ACSM). Estos síntomas de entrenamiento excesivo no solo te convertirán en un gruñón que va al gimnasio, sino que limitarán el beneficio que obtienes del ejercicio. Presionar demasiado a los músculos doloridos puede resultar en un ejercicio mediocre o, lo que es peor, en una lesión que podría forzarte a estar al margen por semanas. Además, la presión constante sobre tu cuerpo podría comprometer al sistema inmune y te pondría en riesgo de contraer infecciones o enfermedades.

Si simplemente programas un día libre, puedes evitar tener que ir al consultorio médico. Como lo indica la ACSM, tomarse uno a dos días de descanso por semana te mantendrá en perfecto estado para volver a los ejercicios con toda la energía. Si realizaste una rutina particularmente difícil, elConsejo Estadounidense de Ejerciciorecomienda descansar de 48 a 72 horas mientras los músculos se recuperan.

¿Cómo sé que es hora de tomarme un día de descanso?

Una vez que estés en la rutina de saber cuándo vas al gimnasio, querrás programar días de descanso regulares en tu calendario. Al planificar tus rutinas por adelantado, incluidos los días intencionales de descanso, puedes aprovechar al máximo tu régimen de ejercicios. Por ejemplo, muchos corredores se toman días de descanso antes o después de su carrera más larga de la semana, para que las piernas tengan tiempo de prepararse y recuperarse de la carrera más difícil.

Además de tus días de descanso programados, debes estar abierto a la idea de un día de descanso no programado. Algunas veces solo te sientes "agotado" sin razón alguna, y la idea de ejercitarte no es llamativa física ni emocionalmente (¡o ambas!). Es importante hacerle caso al cuerpo. A medida que realices ejercicio de manera regular, aprenderás a identificar cuándo el cuerpo te está diciendo que necesita descansar. ¡Que descanses bien, y le saques el jugo a tu próxima rutina!

 

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.