La armoniosa relación entre dormir y hacer ejercicio

Pareja sentada estirándose en la cama.
Hacer más ejercicio significa dormir mejor.

por Lindsay Tigar

Entre la lista de responsabilidades de adultos que sabes que debes priorizar, dormir una cantidad adecuada de horas es una que se suele obviar. Pero dormir es un factor vital cuando se trata de la salud. Si no reinicias tu sistema durante la noche, te perderás algunos grandes beneficios. Y según cuándo vayas al gimnasio, puedes estar impidiendo que tu cuerpo reciba el tiempo de inactividad que necesita. Estas son las razones por las que es importante tener una relación feliz entre el sueño y el ejercicio.

Sin dormir, tu cuerpo sufre

¿Te molestabas con tu madre cuando no te dejaba jugar videojuegos durante horas cuando estabas enfermo? Como siempre, las madres tienen razón: dormir puede ayudar a eliminar esa tos molesta y, sin dormir, uno podría enfermarse. Como se descubrió en un estudio, las personas que duermen menos de siete horas a la noche tienen casi el triple de probabilidades de contraer un resfriado común que las que duermen ocho horas o más. Tampoco es solo la cantidad de sueño, sino también la calidad. El sueño profundo e ininterrumpido es importante para su salud, incluso si es por menos horas.

¡Sin embargo, no hagas ejercicio cuando estás enfermo! La aparición de una picazón en la garganta o una mente nublada podría indicar una enfermedad, así que lo mejor es saltarse el gimnasio y curarse (y evitar que las personas a tu alrededor se contagien de lo que tienes).

Hacer ejercicio por la mañana = Dormir mejor por la noche

¿La idea de que suene el despertador a las 6 de la mañana te da escalofríos? Entrar en la rutina de hacer ejercicio antes de que salga el sol puede ser abrumador, pero la National Sleep Foundation dice que es lo mejor. Esto se debe a que hacer ejercicio eleva la temperatura del cuerpo durante un período prolongado de tiempo, lo que puede dificultar el sueño para algunos. Sin embargo, algunas personas no se ven afectadas, así que inténtalo para ver qué prefiere tu cuerpo.

Según un estudio observado por la National Sleep Foundation, las personas que hacen ejercicio constantemente 150 minutos a la semana no solo se sienten con más energía durante el día, sino que duermen significativamente mejor por la noche. Toda esa actividad física te ayuda a sentirte cansado cuando te vas a dormir, lo que hace que el despertador a las 6 de la mañana no sea tan malo después de todo.

Dormir de manera inadecuada es malo para el corazón

Mientras duermes, tu cuerpo organiza reuniones con todos los órganos, de manera muy parecida a un jefe que establece un momento para conversar contigo sobre un proyecto. Durante este tiempo, el corazón, el cerebro y los pulmones se refrescan y descansan, lo que les permite obtener la relajación que necesitan para seguir trabajando juntos de manera cohesiva. Cuando privas a tu cuerpo de este período crucial, corres el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular, explica la National Sleep Foundation. Especialmente si tienes una adicción a los ejercicios cardiovasculares, querrás asegurarte de que tu corazón siempre reciba un poco de amor y descanso.

Dormir mal puede causar aumento de peso

Es importante dormir y hacer ejercicio. La falta de descanso puede hacer que te salgan más que círculos oscuros debajo de los ojos: también puede hacer que subas de peso. Se descubrió en un estudio que las personas que dormían menos de seis horas por noche tenían más probabilidades de tener sobrepeso o ser obesas. ¿Qué pasó con aquellas personas que se suscribieron al ritual de la Bella Durmiente? Presentaron la menor cantidad de grasa corporal relativa del grupo. Como siempre, consulte con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Ver descargo de responsabilidad médica completa aquí.

Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.