Las endorfinas después del ejercicio son tu nueva dosis de felicidad

mujer en la playa con los brazos extendidos
Gracias a las endorfinas, correr se compara con la psicoterapia en el sentido que ayudan a aliviar los síntomas de la depresión. Esto es lo que necesitas saber sobre tus "hormonas felices" y lo que están haciendo detrás de escena.

por Cheryl S. Grant

¿Alguna vez pasas tiempo con gente que se ejercita regularmente? Es posible que los hayas escuchado usar términos como "placer de correr" o "fiebre de endorfinas" para describir el mejor humor que sienten después de correr o trotar. ¡Esa sensación es verdadera!

Ahora, la mayoría de nosotros comprendemos de forma básica lo que ocurre físicamente a nuestros cuerpos cuando hacemos ejercicio: podemos desarrollar músculo o mejorar la salud de nuestro corazón. Gradualmente, nuestra resistencia mejora y algunos ejercicios se vuelven más fáciles de completar. Pero hay más en juego.

Mientras que puedes atribuir tu mejor humor a la fiebre de endorfinas después del ejercicio, la razón por la que sientes eso (y su efecto general sobre tus emociones y cerebro) podría no ser tan obvia. Esto es lo que necesitas saber sobre tus "hormonas felices" y lo que están haciendo detrás de escena para ayudar a crear esa felicidad después de hacer ejercicios.

¿Qué son las endorfinas, exactamente?

A esta altura, probablemente has escuchado hablar sobre la respuesta "de lucha o huida" que experimentamos cuando nuestro cuerpo está estresado. Tenemos esta misma reacción cuando nos sentimos incómodos.

Las endorfinas, que nuestro cuerpo produce en momentos agotadores, puede realmente mitigar nuestro dolor y desencadenar una sensación general de euforia. De hecho, los expertos igualan los efectos de las endorfinas en nuestras mentes y cuerpos con la de los opiáceos. Parece que las endorfinas "son similares químicamente" a los opiáceos de venta con receta como los analgésicos y la morfina, y pueden activar los receptores en nuestro cerebro que dificultan el dolor y nos ayudan a sentirnos mejor, según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (National Institute on Drug Abuse).

Prueba de los beneficios positivos

La idea de que nuestros cuerpos liberan endorfinas después de ejercitarse no es nueva. De hecho, los investigadores han descubierto que ejercitarse regularmente es la mejor forma de aprovechar el efecto que eleva el ánimo de las endorfinas. Después de estudiar tres grupos de voluntarios, han descubierto que aquellas personas que se ejercitaban con regularidad tuvieron mejores puntajes en pruebas de memoria y tuvieron menos síntomas de ansiedad.

Pero eso no significa que tienes que dejar tu trabajo y pasar cada momento del día en el gimnasio. De acuerdo con Gretchen Reynolds, autora del libro "Los primeros 20 minutos", solo toma 20 minutos de ejercicio al día disfrutar del buen humor y, en definitiva, de extender tu vida. ¡Parece un muy buen trato!

Las endorfinas refrescan tu memoria (literalmente)

¿Qué puedes hacer en el gimnasio para beneficiarnos de este efecto comprobado de la endorfina? Para comenzar, subirte a la trotadora puede ayudarte a romper con "las palabrerías". De hecho, correr es comparable a la psicoterapia en el sentido de que ayuda a aliviar los síntomas de la depresión.

¿No te gustan los ejercicios cardiovasculares? El entrenamiento de fuerza puede servirte para mejorar tu humor también. En ensayos clínicos que estudiaron más de 1,800 participantes, el entrenamiento de resistencia redujo considerablemente los síntomas de depresión. Se observó que solo una hora de entrenamiento semanal puede mantener la depresión a raya.

Con solo 20 minutos en el gimnasio puedes disfrutar de los maravillosos efectos de las endorfinas: memoria más aguda, mejor humor y una vida más larga. Y no tienes que elegir entre entrenamiento cardiovascular o de fuerza: cualquier forma de ejercicio puede ayudar.

Así que, toma tu equipo de gimnasia y prepárate para ir al gimnasio a buscar tu dosis diaria de endorfinas. ¡El buen humor te espera! Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.