¿Pasas todo el día sin parar? Prueba estas ideas rápidas y fáciles para un desayuno con alto contenido de proteínas

tazón con copos de avena, nueces y frutas
Los overnight oats (avena remojada) son una forma rápida de obtener un desayuno rico en proteínas.

por Cheryl S. Grant

Posiblemente hayas escuchado esto una y otra vez: el desayuno es la comida más importante del día. Pero, a veces puede que no tengas tiempo suficiente para aprovechar al máximo esta comida matutina. Afortunadamente, existen varias opciones fáciles y rápidas de desayunos ricos en proteína que puedes disfrutar mientras estás de salida.

Para la mayoría de la gente saludable, hay toda una gama en lo que refiere a la ingesta aceptable de proteínas. Como regla general, entre un 10 y un 35 por ciento de la ingesta total de calorías debe provenir de las proteínas, de acuerdo con la Mayo Clinic. Así que, ¿por qué no comenzar el día de la mejor manera y consumir tu cuota de proteínas a primera hora del día?

Pero no te preocupes, que no te sugeriremos que guardes en el bolsillo una simple barra de cereales. A continuación encontrarás algunas ideas de desayunos ricos en proteína que puedes disfrutar de paso.

La avena es fantástica

Los overnight oats son una forma rápida de obtener un desayuno rico en proteínas, dice Lorraine Kearney, dueña de Lorraine Kearney Nutrition. Para preparar un poco, agrega media taza de avena arrollada, 1 cucharadita de semillas de chía, 1 cucharadita de semillas de lino y una taza de leche de almendras sin endulzar en un frasco de vidrio o en un recipiente Tupperware. Cierra bien el recipiente y déjalo en el refrigerador durante toda la noche. A la mañana siguiente, sácalo del refrigerador y mezcla todo con una cuchara. Luego, agrega encima de la mezcla 1 cucharada de almendras, 2 cucharadas de copos de coco y media taza de arándanos.

Si quieres otra opción que también es rica en proteínas agrega 1/3 de taza de avena, 1 cucharadita de maca en polvo, 1 cucharadita de semillas de chía y media taza de leche de almendras en un recipiente de vidrio de tipo Mason y ciérralo bien. Por la mañana, mezcla la avena y colócale encima algunos arándanos, manzanas en cubitos y avellanas. Es una deliciosa forma de empezar el día.

Cuando dudes: Yogur

Si la avena no es lo tuyo, también puedes disfrutar de un desayuno rico en proteínas que requiere mínimo esfuerzo. "El yogur griego tiene muchas más proteínas que el yogur común," dice Ariane Resnick, autora de libros de cocina y nutricionista certificada. "Generalmente cerca de 20 gramos por taza."

Agrega granola o un puñado de pistachos crudos a tu yogur griego favorito y puedes tener tu desayuno listo en menos de cinco minutos.

Volver a lo básico

Recuerda que puedes hervir unos huevos y tenerlos en el refrigerador. No solo es algo fácil y rápido, sino que los huevos duros son una excelente fuente de proteína y puedes consumirlos en el desayuno o como refrigerio.

Si no tienes mucho tiempo antes de viajar a tu trabajo, recuerda que el sándwich de mantequilla de maní y jalea es un clásico favorito por alguna razón. Es simple, rápido de hacer y delicioso. Para mejorar la cantidad de energía que este clásico nos brinda, podemos sustituir la mantequilla de maní por pasta de anacardos o de almendras y combinarla con algún tipo de pan rico en proteínas. Incluso se le puede agregar bananas o manzanas en rodajas para darle un toque más sofisticado.

Si comienzas tu día con un desayuno lleno de proteínas tendrás la energía suficiente para mantenerte activo durante el resto del día y podrás alcanzar tus metas de entrenamiento en el gimnasio. Prueba distintas recetas para ver cuál resulta mejor para tu cuerpo, y tu horario.