¿Qué son los ejercicios de movilidad y por qué son importantes?

hombre acostado sobre un rodillo de espuma
Los ejercicios de movilidad, como los que se hacen con un rodillo de espuma, pueden ayudarle a mejorar la flexibilidad y a evitar lesiones.

Por Mary Lambkin

El objetivo de hacer ejercicio es mejorar la calidad de vida; ya sea al mejorar la salud, al aumentar las posibilidades de vivir más tiempo, o simplemente al hacernos sentir más preparados para las aventuras que nos depara la vida.

Si deseas disminuir la posibilidad de lesionarte, mejorar tu movilidad y aprovechar al máximo tus sesiones en el gimnasio, es importante incluir ejercicios de movilidad en tu rutina de ejercicios. Según Men's Fitness, los ejercicios de movilidad pueden aumentar la capacidad de movimiento y estabilidad así como también ayudar a ganar control de los músculos que rodean las articulaciones.

Con solo incorporar algunos de estos ejercicios a tu rutina notarás una diferencia tanto dentro como fuera del gimnasio. No solo te sentirás mejor, sino que sentirás que puedes superar tus límites físicos. Considera incorporar a tu próxima sesión en el gimnasio algunos de los ejercicios de movilidad que figuran a continuación. Recuerda tomarte las cosas con calma y hacerlo paulatinamente.

Estiramiento de brazo en L

Este sencillo estiramiento puede aflojar y relajar los músculos tensos de los hombros y el cuello; cosa que muchos de nosotros padecemos por pasar largos días encorvados sobre el teclado o frente al volante.

Para realizar este ejercicio, acuéstate boca abajo y forma una L con tus brazos. Extiende el brazo izquierdo hacia adelante de forma de que tus bíceps queden a la altura de las orejas y la palma de la mano apoyada sobre el suelo. Luego cruza el brazo derecho por debajo del pecho. Con la cabeza levantada, trata de nivelar los hombros para que formen una línea recta y paralela. Luego, balancea el cuerpo suavemente de izquierda a derecha. Al sostener esta posición durante 15 segundos deberías sentir que se estira la parte externa de tu hombro derecho. Trata de repetir esto 10 veces y luego haz lo mismo del otro lado.

Balanceo de piernas

Abre las caderas, los glúteos y los isquiotibiales con estos ejercicios de movilidad fáciles y eficaces. Párate frente a una pared (o utiliza un poste para sujetarte) y usa tus brazos para estabilizarte. Luego, balancea suavemente una pierna de un lado al otro (cruzando frente al cuerpo). Mantén las caderas rectas y el abdomen firme. Trata de hacer diez repeticiones. Cuando hayas finalizado, haz un giro de 90 grados. Balancea la misma pierna hacia adelante y hacia atrás, trabajando distintos músculos de la cadera en este nuevo ángulo. Repite diez veces. Al finalizar, vuelve a la posición de inicio y repite los movimientos con la otra pierna.

Rodillo de espuma para la columna

El rodillo de espuma es perfecto para toda clase de ejercicios de movilidad, especialmente para aquellos lugares difíciles de alcanzar como la espalda. Mantén la columna derecha y relajada con una sesión diaria de cinco minutos usando el rodillo de espuma. Ubica el rodillo de espuma en el suelo, siéntate delante (de espaldas) y baja lentamente tu cuerpo hacia atrás hasta que tus hombros estén sobre el rodillo. Ayudándote con las manos si necesitas más apoyo, muévete hacia atrás hasta que el rodillo llegue al arco que se forma en el medio de la espalda. Muévete hacia adelante y luego repite estos movimientos relajando la tensión de los músculos de la columna. Para evitar lesiones, no intentes pasar el rodillo por la parte baja de la espalda, salvo que tengas la supervisión de un experto.

Estírate, balancéate y rueda hacia un entrenamiento gratificante con los ejercicios de movilidad antes mencionados. Puede que te sientas rígido y tieso al principio, pero luego sentirás que estás más flojo y disfrutarás de una mejor salud general. Como siempre, consulta con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Consulta toda la exención de responsabilidades médicas aquí.